The Legend of Techno: Ken Ishii's Awakening

El Día que Ken Ishii pinchó en la torre más alta de Barcelona

En 1993, Japón cambiaría la historia de los videojuegos hasta niveles insospechados. Porque fue ese año el que vio nacer para Game Boy al joven hyliano Link (natural de Hyrule, aunque ni idea de dónde cae eso ni si hay buenas raves durante el verano por la zona) en The Legend Of Zelda: Link's Awakening. A día de hoy, casi 25 años después, muchos lo siguen considerando el mejor Zelda de toda la historia y uno de los hitos del mundo de los videogames, así, en plan ranking histórico general (y tal).

Por aquel entonces, el mundo entero tardaría apenas algunos meses en conocer y engancharse al célebre juego de rol, pero ese mismo año ocurriría en el país del beat naciente otro "despertar" de alcance mundial y con una banda sonora mucho más estimulante que las melodías un poco empalagosas del héroe de Hyrule, en especial cuando le dio por marcarse con insistencia tropocientos live con su Ocarina of Time. Sin duda alguna, creo que la conexión que aquí nos reúne fue singular y prácticamente inédita:

Bajo el alias de UTU, Ken Ishii debutaba en 1993 con el sello Plus 8 con un EP y abría, así, las puertas del techno con la avanzadilla de artistas nipones del momento

Shooting y selección fotográfica by Guayarmina Amador. Infinitas gracias, en loop

Ken Ishii (70 Drums/JAP). Barcelona, recently. Photo © Guayarmina Amador. 

Las puertas electrónicas se abrían, sí, y además, en doble sentido:

Photo © Guayarmina Amador.

Photo © Guayarmina Amador.

 

  • La música electrónica emergente, con Plus 8 y un intrépido Richie Hawtin experto en cruzar el puente de Windsor a Detroit para seguir investigando los sonidos de la ex Motor City y, al poco tiempo, con el emblemático sello R&S interesándose por los sonidos de Ken Ishii, encontraba más allá de su continente natal los primeros cómplices para seguir creciendo y evolucionando.

 

  • Por otro lado, Japón, cuyo vínculo con la producción y el consumo de las nuevas tecnologías despegaba de manera exponencial, hospedaba una avanzadilla de artistas que apostaban por exprimir las máquinas, no en busca del monstruo final, sino de la mazmorra con mejor equipo de sonido

 

 

Al igual que se afirma con The Legend Of Zelda: Link’s Awakening, ¿acaso no es el techno de Detroit producido en aquellos años lo que muchos siguen reivindicando como el mejor techno de la historia?

Hace algunas semanas, como mucho un par de meses (el tiempo vuela, ya sabéis, gira algo así como a 180bpm), tuve la suerte y una tremenda ocasión para entrevistar a Ken Ishii en Barcelona.

El artista japonés, actualmente residente en Tokyo y acostumbrado a cruzar continentes en avión con una regularidad y jet lag loables, visitó la ciudad para participar en un potente Vicious Live, en un lugar también inédito: La Torre de Collserola. Tras su set, podemos afirmar que está bien construida, a pesar de tener ya sus años y de que nadie sepa exactamente para qué sirve salvo para cortar el rollo estético forest surroundings de la zona del Tibidabo.

Durante la entrevista, let the sensei talk! Photos © Guayarmina Amador.

 

«Me quedaba con todo el techno de importación llegado a Tokyo a comienzos de los noventa» Ken Ishii

Este es el titular que elegí para la entrevista, publicada en Vicious Magazine, pensando en cómo han cambiado las cosas: actualmente se publican cientos de miles de temas de música electrónica y techno cada año, y se pueden conseguir en un clic, de segunda mano, en tiendas especializadas y en parajes paradisíacos para los coleccionistas como Discogs. Ni hace falta decir que en el mundo de los videojuegos ocurre exactamente lo mismo, o incluso más heavy, especialmente si contamos con la bacanal de apps parasitoides que copan nuestros teléfonos móviles, tabletas y las absurdas y casi deprimentes invitaciones spam en Facebook para jugar al Candy Crush (recomendado por algún amigo que pronto dejaría de serlo, o que mantuvimos entre nuestros contactos por compasión y misericordia -quiero decir, todos hemos pasado una mala racha en la vida y hemos invitado a gente inocente a viajes, clubes, librerías, playas y otros lugares oscuros-).

De nuevo, mención especial trabajo fotográfico de Guayarmina Amador, que me ha cedido las imágenes que sacó antes de la entrevista a Ken Ishii, cerca de su hotel y con vistas a Collserola (forzando un poco la vista, que no el beat).

📡 Ken Ishii en las redes: Web SoundCloud Discography 

📷 Guayarmina Amador: Web Facebook