Amsterdam Dance Event: La Mobile World Week deslocalizada de la música electrónica que armoniza el boom comercial con la cultura de club underground

20171022_Kaismos_live_CONCERTGEBOUW8108__MarkRichter_.jpg

Cada año crece la cifra non-stop, en la edición de 2017 fueron 395.000 clubbers y profesionales de todo el mundo los que pasaron una fría semana de invierno en Ámsterdam. Creedme, nos sobran razones (y beats).

Es muy difícil hacer las cosas bien cuando estás en medio de un hype que hibrida tu profesión y tu vocación, especialmente si se te sube a la cabeza y te crees algo que no eres. El mundo de la música electrónica vive un hype en el que confluyen, en modo sync, otros fenómenos que conocemos ya demasiado bien a nivel social. A saber: el viralismo en la red, los fondos de inversión que buscan pasta a lo loco con consecuencias resacosas —les da lo mismo la selva amazónica o un festival de techno—, la obsesión de una parte de la comunidad humana mundial que entiende la fama como un fin en sí mismo —convirtiéndolo así, en objeto inaccesible, qué putada—, etcétera.

En medio de este cruce de energías, beats y cash, cuyo punto de partida son los altavoces y cuyo final es un eco que si no se ve a tiempo es ensordecedor, sumemos el poder que tiene la noche y lo que muchos suelen hacer a su llegada, especialmente los fines de semana si uno se rige por un horario laboral del siglo XX.

El mundo de la noche, además de remitirnos a la literatura o el cine — a esas almas en busca de otras vidas, otros sonidos, otras experiencias y una diversión con mayor libertad, suele ser intenso. Porque, aunque vivas un hype en tu barbería, será diurno (es decir, difícilmente se hará una cola a las 4 de la madrugada que dé 3 vueltas a la manzana con decenas de hipsters empupilados y un poco inquietos deseando una barba más pro que la del prota de Knightfall). En el mundo de la noche, o en el mundo cuando se hace de noche, este tipo de cosas ocurren, sí. Por lo menos, en una parte considerable del clubbing en sus diversas escalas locales, nacionales, transnacionales e intergalácticas.

Hecha esta intro con 3 párrafos de contexto que, en la mayoría de medios, sería casi el límite de caracteres recomendado para todo el artículo sobre ADE, ya estamos en condiciones para afirmar que no hay que ser Sherlock Holmes ni pensar mucho para tomar consciencia de que este múltiple hype-nocturno de la música electrónica es tan apasionante como delicado y fascinante.

Si nos centramos apuntando al horizonte festivalero que aquí nos ocupa, el barullo, la competencia y las burbujas festivaleras son de tal alcurnia que cuesta definir qué funciona y qué no, quién está dando pasos sólidos y quién está intentando marcarse un Moisés en modo caminando por encima del agua.

20171018_AmsterdamDanceEvent_Conference6720__MarkRichter_.jpg

Venga, hagamos explícita la pregunta (y mejoremos de paso el SEO de este artículo):

¿Realmente está haciendo el Amsterdam Dance Event las cosas bien en medio del hype de la música electrónica? ¿Acaso es posible lograr un festival que traiga paz, business y diversión a partes iguales, más allá de que cada individuo se comporte como un hooligan o un sensei iluminado que ha visto el camino y la pureza del beat?

Elemental, queridos Wattsons. El Amsterdam Dance Event se ha ganado a pulso de beat el papel de epic winner. Porque, por suerte y casi por ley universal, en medio de cualquier hype suele aparecer algún surfero que entiende la lógica de las corrientes profundas y, gracias a ello, fluye aprovechando lo que otros consideran adversidades o contratiempos.

El Amsterdam Dance Event ha estado metido en la oceanografía de las corrientes del beat desde 1995. Silenciosamente, como los buenos jugadores de ajedrez, sus organizadores han desarrollado un modelo de festival electrónico que, a pesar de no ser el más conocido a nivel de marketing —no, no montan escenarios de colorines o aftermovies de lagrimilla con gente con banderas de su país botando como si viesen al Papa—, ha convertido los tsunamis y hypes en su mayor fuerza orgánica. Chapeau. Entremos en materia, sync.  

Amsterdam Dance Event  (ADE para los amigos)

 Todos los pros imaginables, entre ellos Richie Hawtin, al habla en ADE.

Todos los pros imaginables, entre ellos Richie Hawtin, al habla en ADE.

Las cifras

Ya que las cifras son algo que cualquier mente (esté despierta o en la claroscuridad) puede entender, aterricemos en ADE 2017 y hablemos un poco de los resultados y conclusiones que se manejaron en el festival (y en la ciudad) el pasado mes de octubre. Estas son las palabras de la organización tras la celebración de la 22a edición de Amsterdam Dance Event 2017, los días del 18 al 22 de octubre.

We cannot believe our 22nd edition has already ended, but what an edition it was! Last week we played host to more than 2,500 artists and 600 daytime conference speakers. The program was once again filled with a multitude of inspiring and informative sessions across the different ADEconference streams, more locations were added to ADE Festival, and the ADE Playground program was widely praised for showcasing the diversity of the industry as well as many aspects of the City of Amsterdam.

We would like to thank all of our 395,000 visitors from more than 90 different countries for your participation in the Amsterdam Dance Event. Thanks to you we are proud to say that this past edition has been bigger than ever before! And we're already looking forward to welcoming you again in 2018.

2502 artistas + 7.200 profesionales del sector + 610 conferenciantes + 90 nacionalidades + 334 conferencias + 499 fiestas +  395.000 asistentes

— Amsterdam Dance Event

Lo de los 395.000 registros (entre los abonos para todo el ADE, los abonos ADE Conference, las actividades gratuitas, fiestas secretas en pop-up stores y las decenas de clubes o pabellones puestas al servicio de la Causa) representa la envergadura real de todo el despliegue de ADE.

Reflexiones respecto a las cifras: deslocaliza y vencerás

Como festival, lo peor (o casi) que te puede pasar es que crezca, en tu propia ciudad, una especie de festival deslocalizado que, con o sin querer, se vaya llevando parte de tu público a otras parties. Un rollo off festival —a buen entendedor, mal me pese, pocos ejemplos concretos bastan— que vaya evolucionando a medida que tú, como main festival, vas subiendo precios y jugando a los malabares con lineups que no logran unir lo under y lo over.

Divide bien y crece más

ADE es más que la suma de las partes, pero está en todas y cada una de ellas. Durante los días en los que se celebra el festival, no hay ninguna actividad en todo Ámsterdam relacionada con la música electrónica que no esté bajo su paraguas. Si llueven beats o alguien provoca un cortocircuito con sus máquinas y sonidos, ADE lo sabe y tú estás en uno de esos eventos o, muy a tu pesar, te lo estás perdiendo.

Puedo mencionar aquí brands y startups que alquilan locales enteros a modo de takeover para presentar sus novedades o hacer meetings o sesiones en directo, pero mejor que lo descubras tú. La cosa es de tal envergadura que empieza por un bar de Youtube pero fluye entre pop-ups de Kompakt y Drumcode. Ahí lo dejo.

ADEconference

20171018_ADE_ALGEMEEN_MAXKNEEFEL_005-2.jpg

Las conferencias son otro de los puntos álgidos y suculentos del Amsterdam Dance Event, que visibilizan la cultura de la electrónica en consonancia con otras artes, como los libracos y la literatura. Además de conferencias de iconos consagrados como Tiga o 2manydjs, justamente puedes encontrar autores como el mismísimo Irvine Welsh narrando su experiencia con la electrónica y la literatura en míticos libros como Acid House o Trainspotting.

La lista es larga, interesante para meterte y encontrar potentísimo material al que acudir en directo. De nuevo, las cifras en cantidad de conferencias son lo que menos importa, es mucho más estimulante descubrir los que te dejan touché, como en mi caso lo fue el encontrarme a un titán como Welsh en medio de la encrucijada electrónica. Esos diálogos son necesarios y estimulantes para no mantener la música por la música, sino que avance en paralelo con otras artes maravillosas.

ADE Festival

 Dave Clarke con su propio show!

Dave Clarke con su propio show!

El cartel del ADE Amsterdam es como una fantasía hecha realidad: necesitas ya no solo varias vidas, sino ser varias personas a la vez para satisfacerlas. Todos los géneros son bienvenidos y cualquier mestizaje puede hallarse aquí. Antes de asumir el reto de programarte tu ruta, respira hondo, lo vas a necesitar. De poco sirve aquí repartir namedroppings y de mucho sirve decir que está guay combinar las performances, más exquisitas y puntuales,es decir, esos conciertos en lugares singulares y únicos, durante el día, con alguna noche en modo Drumcode u otros megasellazos que no escatiman a la hora de congregar a su crowd. Por supuesto, los clubes más under del lugar se visten de gala para los afters épicos y los flows que uno quiera y sea capaz de aguantar.

ADE Playground

 Lo dicho, a jugar con los cacharros.

Lo dicho, a jugar con los cacharros.

El campo creativo sin límites encuentra también su terreno bien abonado en ADE Amsterdam: creadores, productores tanto audiovisuales como literatos, tecnológicos y hasta las grandes tech-companies del mundo se congregan para celebrar al máximo nivel un encuentro realmente mundial. Se nota en los hubs que se montan alrededor de cada sede se nota en las startups que mantienen el pulso de expansión haciendo sus exposiciones… ADE Playground respira el pulso tecnológico, creativo y del beat a partes iguales.  

 

Consejos clave para tu próximo Amsterdam Dance Event 2018

 No te olvides de facturar la piña en el avión. 

No te olvides de facturar la piña en el avión. 

Intentaré ser breve y directo con 6 consejos que me doy a mi mismo tras la deep experience de mi primer año en Amsterdam Dance Event.

  1. Asume que no podrás ver todo lo que quieres y maneja esta frustración sin sentirte guilty por ello.

  2. No te olvides de disfrutar, así que no te machaques. Te esperan muchos días por delante y pasarte un día se traduce en un siguiente día perdido.

  3. Descansa, relájate y disfruta también de la city. Ámsterdam es siempre un lujo y puedes gozar de lo que ofrece la ciudad buscando en sus canales la inspiración para el back to party o back to work

  4. Cuida tu economía: cuantos más días puedas gozar del festi, mejor, pero para ello necesitas estar bien ubicado y bien situado y asumir los costes precisos. No dejes margen a la improvisación porque es tiempo que podrías estar aprovechando ya sobre el terreno.

  5. Busca lo nuevo: seguro que conoces a una parte del line-up de algunos clubes y sería la que más ansías ver, ¿pero acaso vas a olvidarte de que un festival como ADE Ámsterdam está hecho para descubrir y redescubrir?

  6. No te centres en las parties como si fuese un festival de verano, el despliegue que tienes al alcance de tu entrada te puede nutrir como artista y profesional, así como para darte más herramientas que te mejoren incluso como clubber connoisseur.



Foto credits: ADE Official photographers.