Vanity Dust Team Grows: Special Welcome to Lady Dust

Debo reconocer que me costó a mi mismo hacerme la idea de que ya no era yo mismo, sino una doble extensión de algo cuya suma nunca podría cuadrar. El error en una suma aparentemente binaria es desastrosamente asombroso, como un descuadre en los platos que termina por sonar mejor que bien (eso no quita los silbidos del público ni algún que otro cubata volando en señal de violento desacuerdo). Aunque hayan tenido que pasar 10 años y muchos tracks de por medio, la aventura ha merecido la pena, al fin con el control barcelonés de la electrónica se halla estable incluso en las aburridas y previsibles high zones. No hay festival indie que no tenga que meter a un dj para capear la caída de libido y energías al final de la noche, ni un market alternativo que se atreva a quitar de en medio a alguien con unas máquinas y un par de platos entre used clothes y organic tshirts. 

En un contexto tan aparentemente volátil y confuso como el actual, el espacio seguro está donde mejor suena. Y Lady Dust suena muy, muy bien. Al fin una mujer con talento y talante se adhiere al proyecto Vanity Dust y el fin supera a su propio medio. 

 Lady Dust preparando MUTEK BARCELONA 2018. 

Lady Dust preparando MUTEK BARCELONA 2018. 

Quizás no sea casual que el ordenador de Lady Dust haya petado el día antes de su entrada en acción en Visionaere Gràcia, who knows. La constelación de hackers es tan inagotable como el mejor de los berghains posibles. La cuestión es que, sin pestañear y sin mostrar atisbo de duda, con mi portátil, el mismo que ha viajado a Berlín en fin de año para esforzarse en el rooftop de Chalet, LD se ha puesto manos al canvas y ha convertido, en una sola tarde, mi beat en un compás 4/4 que, semana tras semana, como si de una emisora rusa de podcast technoides underground se tratase, sonará cada vez más fuerte, más cerca y con mejores tracks. Lectores, lectoras y todos los que os asoméis a su talento, she's on the decks right behind you. 

Vanity Dust