¿Cómo se baila la música techno? Una selección de vídeos para abrirte la mente y darlo todo en la pista

Quizás ni siquiera has pisado todavía una discoteca con música techno y te estás preguntando cómo se baila este acelerado sonido curtido en Detroit y desarrollado actualmente en todo el mundo. O quizás, cuando sales, solo ves a gente que baila mal y quieres saber si hay una forma determinada de bailar techno que lo pete.

Pic by Marta Vilardell.

Pic by Marta Vilardell.

Sea como fuere, has has entrado en el sitio adecuado, porque tras mis múltiples años de experiencia clubber y festivalera he encontrado una serie de vídeos para que te hagas una idea de cómo se baila el techno petándolo y que comparto con mis propias anotaciones. Así podrás hacerte una idea de cómo partirlo en la pista mientras los bombos marcan el ritmo. Cómo no, no he podido evitar introducir otros consejos sobre los movimientos o los rollos que no funcionan y que te podrías ahorrar, así que he elegido también algunos vídeos que harás bien en tomar como referencia del mejor quedarme quieto que hacer esto.

Más allá de lo que sea bailar techno bien o mal, sí que hay que tomarse una cosa en serio: el techno en su estado natural no es ni postureo ni posh, con lo que, de primeras, todo el mundo es bienvenido en la pista y, cuanto más se suelte y se sienta cómodo consigo mismo, mejor. Eso no quita que, como verás en estos vídeos, haya gente que baila la electrónica pistera (y el techno) de un modo especialmente flow y rítmico, que tocan tanto pasos del hip-hop como del fabuloso y mal olvidado tektonik. En esa mezcla, con un poco de sentido del humor y mucho salseo, se pueden obtener pasos techneros la mar de divertidos y épicos.

Obviamente, todo esto siempre con el debido respeto al Techno Viking, que él solo se comería este artículo en un plis…

Lo que no es bailar techno

Al ser un movimiento vanguardista y marginal en sus inicios, el techno no es nacionalista per sé, con lo que a un festival no llegas con la bandera de tu país (como en el inicio del vídeo que vas a ver). Por otro lado, los djs tienen que currar bastante para mantener sus dos, tres o cuatro platos en funcionamiento, así que tampoco bailan levantando los brazos y sonriendo al crowd con cara de happy flower. Igual que el público, que no vive en una sonrisa extática profident pegando saltitos como un conejo de pascua en su mejor día del año. No, señores y señoras, esto de aquí no es techno, es EDM, y se baila como si la vida fuese una celebración descafeinada y light pensada para el selfie. Así que los primeros soporíferos diez minutos de este vídeo sirven para hacerse una idea de cómo no se baila techno, sino de cómo se disfruta en masa la electrónica comercial.

En bañador tampoco se baila techno mejor

Aunque tengamos al mismo Carl Cox pinchando, como vemos, el público que le rodea por detrás no aporta mucho a la party. Y eso es el fenómeno Boiler Room mal entendido, cuando la gente está más pendiente del aparentar que del soltarse. Así que por eso tienes a estas chicas con ganas de darlo todo que, sin embargo, acaban haciendo bailes discretos y saltitos para llenar el tremendo vacío de energía que se respira en el backstage. Segunda idea de cómo no bailar techno: pensar en la cámara es el mayor despiste posible para hacerlo poco y mal.

Así sí: esto es techno-flow

La gente de Ravedans crea unas excelentes compilaciones para demostrar cómo la buena peñita baila electrónica, extensible al techno en muchos casos. El estilo es el siguiente: coordinación de piernas, un mal de San Vito, desplazamiento amplio en el espacio en las cuatro direcciones cardinales y mucho, mucho ritmo para seguir todos los matices de la música con un movimiento de cada parte del cuerpo. Recomiendo especialmente el minuto 3 para ver cómo dos chicas pasan del 0 al 100 bailando una locura de tema hardtechnero.

La libertad y el baile en los orígenes

Esta rave del año 1992 nos remite a lo que os comentaba del bailoteo freestyle: no es que bailen muy bien, es que fluyen sencillamente tal y como son. Hay gente con más y menos gracia, pero más allá de eso hay ganas de bailar y de moverse con lo que suena. Esta rave idílica de los noventa te remitirá a esos orígenes ancestrales en los que la gente vestía como le daba la gana y bailaba como sentía: ya fuese weird, raro o extravagante. Thumbs up inspiracional para que disfrutes viendo a tus ancestros dándolo todo en la pista.

Energy a full en la pista

Si te saltas el primer minuto, en el que hay unos mendas que bailan otras movidas, luego entrarás en una compilación bastante interesante de cómo petarlo, ya seas tío o tía, porque este es otro tema interesante: a diferencia de otros estilos de música, el techno tiende a bailarse por igual del mismo modo, seas del género o del sexo que seas, no es un estilo de música sexualizable en su baile, que digamos.

¿Dónde me he metido?

Cuidado, porque las raves electrónicas pueden derivar en encuentros altamente intervenidos por sustancias y con gente que ya no sabe ni qué hace ahí, así que lo de bailar es más como tener una lavadora funcionando en el sistema nervioso, dando vueltas con los ojos, sacudiendo la cabeza y, en general, dando miedo en sí. Si te encuentras en uno de estos ambientes, intenta no bailar demasiado bien, no vaya a ser que te tomen por el dealer guay del garito y tengas que estar todo el rato diciendo que no eres tú la persona indicada.

El baile techno machirulo (¡evítalo a toda costa!)

Como te decía al principio, la idea era ponerte vídeos en los que veas precisamente lo que no hay que hacer —mejor estarse quieto—. Este vídeo, que precisamente se ofrece como tutorial, aunque parece más una parodia que otra cosa (camiseta de España, etc), te dará una idea clara de cómo bailan los tíos aburridos con ganas de pillar en una discoteca. El concepto machirulo aquí citado es un homenaje a Blue, mi mejor amiga, que usa machirulo siempre despectivamente para definir al macho alfa creyéndose que lo está petando cuando, por contra, está dando la sema más que otra cosa. Estos bailes, como ves, no tienen nada que ver con el flow de las raves antiguas ni tampoco con los ravers actuales que has visto, porque se nota que el menda en cuestión escucha música y luego baila acorde con lo que supuestamente mola —ritmo, y tal—, pero en cambio no es capaz de sentir la música, entrar en ella, fluir y llevar el cuerpo a otro nivel. Es como esos tíos que pueden bailar un ratito pero luego dejan la mirada muerta por la pista hasta que ven a una chica que les gusta y se ponen a intentar bailar más y mejor mientras se acercan (por suerte, con escaso éxito). Así que tómate este vídeo como el aviso más serio: si crees que bailar techno se asemeja a este bodrio, mejor déjalo estar y vete a los festivales de EDM.

Sigue a Vanity Dust en Instagram, Facebook y Twitter.