Vanity en Paris: Mayo 2008 (Parte 1)

Un fin de semana aburguesado en Paris, una escapadita para ver a uno de mis mejores amigos, nacido en el norte de Francia y estudiante en una universidad de elite de Paris. En realidad este texto conforma la segunda parte del relato, ya que escribí una previa en mi cuaderno cuando estaba en el avión. La colgaré con posterioridad.

llego al aeropuerto CDG y me dirijo a Saint-Michel. Mi amigo me está esperando. Llueve levemente y la temperatura permite ir en jersey, prescindiendo de la chaqueta. 
No pasamos por su apartamento, vamos directos a una cena de cumpleaños de un chico al que no conozco. Un chico con una novia bastante guapa, morena y bajita. Lleva una falda y una camiseta blanca a juego. No recuerdo su nombre. El restaurante es un Indonesio bastante cuidado. Sirven platos poco abundantes, con una presentación elegante. Pagamos unos 20€. La novia del chico del cumpleaños nos paga las bebidas. En teoría, es una cena sorpresa. Le regalan un cuadro con las letras "FRIENDS" que se pueden rellenar con las fotos de tus friends. También una radio bastante cursi con una ventosa para enganchar en el baño y ducharte escuchándola.
Salimos del restaurante y nos dirigimos a casa de mi amigo. El piso es mignon. 2 habitaciones, baño, cocina funcional equipada y un salón con un balconcito que da una calle tranquila.
Dejo todos mis bártulos en su habitación, me ducho, me pongo el champú especial para cabellos blancos y canosos y una gomina suave. Le enseño con mi Macbook las sesiones que he preparado con mis platos. Le gustan y me alegra que le gusten.
Nuestra intención era ir al Rex Club pero están celebrando su 20 aniversario y están todas las entradas vendidas. Pinchaban Boyz Noize, Agoria y Modeselektor.
En vez de eso, vamos a Bataclan. Estamos en la lista así que no pagamos. Conozco a un tipo llamado José, que es español y folla mucho. Es el que nos ha puesto en la lista. Se lo agradezco y bailamos. La sala está medio vacía. Según me dicen, todo el mundo se ha ido a Rex. Pido una cerveza y me dan una Heineken en un envase metálico y me cobran 6€ y me cago en todo y en los precios abusivos. Por muy burgués que sea me jode pagar tanta pasta.
Salgo a fuera a fumar una y otra vez porque la música no me engancha. Mi amigo se cansa de golpe y tiene ganas de irse a casa. Son apenas las 4 y le digo que yo me quiero quedar. Nos ponemos de acuerdo y él se va. Me quedo hablando con una chica, Geraldine, que desde ese momento me acompañará durante toda la velada. Hablamos de música y resulta ser una entendida y amante de la música electrónica. Digitalism, Richie Hawtin, 2Manydjs, Soulwax, Vitalic, Boratto, Dominik Eulberg. Tiene unos ojos verdosos y sé que tiene unos 7 u 8 años más que yo. Me liaría con ella pero no acaba de nacer el feeling. Bailamos y salimos a fumar quejándonos de lo mala que es la DJ. Una tipa rubia bastante guapa que resulta ser la novia de un DJ bastante bueno. No tiene la menor idea de pinchar pese a intentar aparentar que está haciendo la sesión de su vida.
No me lío con Geraldine porqué resulta ser lesbiana. Las lectoras sabréis que esto suele ser una excusa clásica condescendiente. De todos modos intenta darme detalles acerca de su pareja y me dice que está en Miami haciendo no sé que cosa. Me parece muy bien. Es una tía bastante rara pero me cae bien.... Cuando cierran la discoteca son las 5:30 y nos despedimos cambiando teléfonos y correo electrónico.
Todo indica a que el fin de la velada está  a punto de terminar, pero no es así. Meo en una esquina y entro en el metro y no tengo ni idea de qué metro tengo que coger para ir a casa así que me embarco en una aventura que me lleva a tomar 3 líneas diferentes y a hacer unas 23 paradas. Finalmente llego a la estación pero no sé como llegar a casa así que llamo a mi amigo. Duerme profundamente soñando con Rosseau y Descartes y no me contesta. Empiezo a pasear como un vagabundo. Una chica gorda con los ojos maquillados de color azul me pide si conozco algún estanco abierto. No tengo ni idea. Me pide un cigarro y se lo ofrezco como un gentleman.
Le pregunto con mi francés elemental edición especial after hours y me responde que no. Pregunta a una chica que nos indica vagamente. Encontramos uno y ella compra tabaco Marlboro 100 light. Me invita a un café. Vuelvo a llamar a mi amigo y ahora sueña con Houellebecq y Amélie Nothomb. Nos sentamos en la puerta de un hotel y nos contamos la vida. Tiene 33 años y ligar por el portal de internet Meetic. Me deja su móvil y finalmente puedo hablar con mi amigo. Me indica como llegar a casa. Le llamó unas 4 veces más y finalmente me saluda desde el balcón. Entro a casa y duermo hasta las 15h.
Fin de la primera parte.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust