Usos y costumbres del adjetivo Killer


Cuando pienso en algo killer veo a Patrick Bateman (American Psycho) eligiendo entre distintos cuchillos para diseccionar a su pobre y top less víctima. Puntualicemos, el también es un killer, pero lo que realmente es killer es la situación.
Cuando pienso en algo killer veo a dos tipos de un país caluroso y pobre vestidos de cuero dándole azotes al ex presidente de la Casa Blancuzca.

Cuando pienso en algo killer veo la nevera vacía de los 4 millones de parados y, en el comedor, la tele encendida con un debate absurdo y deforme de Interanaleconomía.
Cuando pienso en algo realmente killer veo un cine lleno de oligofrénicos mirando Tavatar y comentando en voz baja que los efectos especiales son la ostia y, mientras, los barrenderos hacen ver que trabajan limpiando las compresas y los condones de la calle de las putas.

Cuando pienso en algo killer veo una montaña de cervezas vacías impactando en las sienes de Cristiana Ronaldinha, destrozando su copyright para retrasados.
Cuando pienso en algo killer, me imagino rodeado de gente religiosa que hace lo que puede para controlar mis abruptos golpes en su entrepierna (es decir, sotana).
Cuando pienso en algo muy killer vislumbro unas tetas, las Más Grandes del Mundo, explotando por exceso de silicona y manchando de sangre e implante toda la sala para grabar vídeos porno low cost.
Cuando pienso en algo absurdamente killer imagino que me quedo sin blanca (¡LOL!).
Y podría seguir pensando en cosas killers, pero creo que el concepto ha quedado suficientemente claro.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust