Un temazo para cuando no hay mucho que contar y tienes unos altavoces nuevos #SlowGutenMorgen

Tengo dos nuevos amigos. Vibran conmigo y me acompañan con precisión cuando se lo pido. A estas alturas de mi sociopatía profesional, necesitaba unos altavoces capaces de elevar el sonido de Barceloneta Central Scrutinizer a nuevas cotas. Con mi antiguo compañero de piso, El Filósofo, a varios cientos de kilómetros de distancia, el onfireismo a retornado cerca del mar. El Taoist Translator, mi sabio e ilustre compañero de piso, ha celebrado la compra tanto como yo. El Filósofo hubiese puesto cara de estupefacción. Feliz como estaba de usar el audio de su ordenador-cacharril, hubiese sido incapaz de entender cómo alguien es capaz de gastarse un pastizal tan pro en un par de utensilios acústicos. Pues ahí lo llevas, petándolo a 500 metros a la redonda. Con los KRK Rokit6 vibra el suelo, mi escroto, la mesa en la que escribo e, incluso, alguno de mis mejores libros.

Al final todo se resume a tema de vibración. Las good vibes, como dicen los norteamericanos come muffins.

Por ahora tienen Good Vibes, aunque todos sabemos que serán gordas de mayores.
Llevo varios días intentando quedar con un colega francés que vive y trabaja y se la pela en Barcelona. Hoy parece ser la noche, junto a uno de mis cómplices en Berghain, que está de visita en la ciudad. Todos andamos a la espera de que un progayer artist traiga su merca molona de Berlín, e irnos a una fiesta véte-a-saber-dónde de un sello franchute. Me apetecería hacer unos poemas ahora, pero creo que me voy a dar una vuelta. Para que no quede un post ultra rancio y excesivamente sombrío, comparto un temazo épico y muy bello para los que, a plena mañana de sábado, sigáis petándolo y no hayáis cometido el error, como yo, de haber dormido bien y levantarse pronto.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust