Un par de rumanas, ensaladas, backstage, hip-hop

Un par de rumanas se abalanzan sobre el expositor de comida gratuita del restaurante de al lado de mi trabajo, dejando confusa a la chica que se encarga de ofrecerla a los transeúntes. Su cara expresa las siguientes e intrincadas preguntas ¿Se lo debo permitir?, ¿se están pasando?, ¿pueden morder la comida si no tienen dientes?.

Este fin de semana vendrá Mich, Dj chileno que se va a ocupar de tutelar la incursión de Ambient y yo en el mundo de la electrónica. Hemos empezado la senda creativa para asegurar una buena sesión en Switzerland para el 31 de Diciembre.

Jesús debería haberse dedicado al deporte o al esoterismo, le hubieran dejado tranquilo y hubiera pillado alguna churri en el backstage. Mi amigo batería acaba de entrar en un grupo bastante popular y me invitará a los backstage.

No llevo desde el 2001 sin follar, llevo desde el 2001 en una declive sentimental, que no es lo mismo.

Introducir de manera reiterada mi exceso de flatulencias es un mero truco de markenting. Mi sueño es que los ordenadores tengan dispositivos olfativos para poder distribuir mi peste alrededor del mundo y la gente pueda preguntarse, ¿qué coño ha comido Vanity hoy?,¿cómo es posible?. En Venezuela dirían, ¿qué carajo ha comido Vanity hoy?.

En la fiesta del debut de [Desperate] Fake Collection, le dije a una chica que podíamos hablar sobre acampar en el Yunnan (sur de China) o bien en Alaska. Luego le propuse hablar acerca de la escalada y, al no obentener respuesta, viré hacia una charla sobre ensaladas, a la que tampoco se sintió con ganas de participar. Entonces, para asegurarme de que era una chica que no estaba en el autobús (véase Ponche de ácido lisérgico de Tom Wolf), le expliqué pacientemente lo que significaba haber ido y vuelto y haber vuelto a ir (uf, qué lío) y ella optó por darme la espalda y reunirse con sus amigos. Eructé y no me preocupé más por el asunto porque no estaba demasiado buena.

Las chicas que se apuntan a bailar Hip-hop me desconciertan. Todas las clases de baile de estas academias tienen espejos grandes y suelos de madera, para que los alumnos sientan algo parecido a estar en los programas de la tele. Lo bueno de bailar con la música alta es que al contorsionar tu cuerpo y redistribuir los gases entre interior y exterior, no hay que preocuparse por emitir un sonido que cause estruendo, ya que la música se ocupa de minimizar el impacto.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust