Un día de....

La palabra para definir el día de hoy es es "de mierda". Podría procurar otro vocablo o una descripción más refinada y sutil a lo "intento de escritor sofisticado, reflexivo y pausado". "El día invernal, ocupaba el corazón de todos los transeúntes, inyectándoles por las venas hielo granizado en vez de sangre ". Ni idea. Prefiero "día de mierda" y acabar antes.

Mis profesores de derecho han desaparecido por enfermedad la última semana, con cantidad de temario atrasado, que tendremos que ingerir con patatas bravas al punto de sal y frías debido a que el microondas del bar Paco no funciona desde hace meses. "Me timaron los del MediaMarkt, no soy tonto no soy tonto pero te timan si te lo crees", afirma Paco cuando alguien le pregunta porqué los calamares a la romana los sirve con trocitos de hielo.

Por fin se acaban las clases. Da inicio el período de exámenes, en el que tu humor se parece al de un oso radioactivo o un alienigena penetrado por un tubo de cristal por agentes de la CIA, en el Pentágono. El festival navideño, porque no es otra cosa, llega con su tarjeta de presentación. El desgastadísimo mensaje de "comprad imbéciles, comprad" está absolutamente desfasado. Las navidades llegan para deprimirnos y recordarnos que somos más pobres de lo que querríamos. Siempre podríamos habernos regalado a nosotros mismos detalles más caros y mejores. A nuestra pobre abuela le podríamos haber puesto parquet en la casa y haberle cambiado la cadena del váter. Pero no podemos pagarlo. En navidad, somos más pobres que nunca. De hecho, cuando terminan las fiestas no tenemos ni un céntimo, ¡y aun nos queda la esquiada en Andorra con los amigos!.

En definitiva: ante un día de mierda, un post de mierda.

(baste decir que con Adsense los problemas económicos desaparecen, con lo que, paradójicamente, el autor no comparte su propia opinión)

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust