Tupper sexperience

80206964.jpg

-Quiero uno con forma de plátano de canarias, con las gotitas y todo, y de color amarillo, claro.
-Yo le pediré a la
chica tupper que me dé uno con vibrador de triple intensidad y succionador de clítoris. Me ha dicho una amiga de California que es la new wave del placer vaginal.
-Sois unas cachondas, nenas, yo había quedado con vosotras para ver una peli y vamos a terminar húmedas y erizadas profanando nuestros orificios erógenos.
-Claro tía, ya sabes, la vida es imprevisible, llena de emociones. No seas recatada, rindámonos al placer, somos jóvenes y hay que vivir la vida al máximo.

[La vida al máximo, confabulación New Age, ¿verdad Houellebecq?]

Nadamos entre tópicos vitalistas despojados de valor creíble, puesto que yacen al mismo nivel ontológico que "fidelidad" o "conocerse a uno mismo". Pero sigamos con las chicas tupper.

-Llamamos a Carlos y que venga el con su rabo.
-No seas salida, hoy es nuestra noche. Si alguien me tiene que comer las tetas quiero que seas tu, Matilda.
- Desde que has vuelto a pintar que estás sacando tu lado bollera, a mi no me pillas más. Sólo caí esa noche y porque iba muy borracha, te aprovechaste de mí.

-Sé que te gustó. A parte, hoy también tenemos alcohol. Jack Daniel's.
-Bebes como una esponja.
-También me va bien para pintar, ¿Quieres hacer de modelo?

Llaman al timbre.
-¡Ha llegado la chica Tupper con su maletín cargado de sorpresas!

En la calle llueve. Roberta, transexual vendedora de material masturbatorio a domicilio, levanta la vista y ve la luz en el piso de sus nuevas clientes. Se saca unos 50€ por viaje. Con el dinero, a parte de pagar el colegio de su hijo, realiza un tratamiento mensual para mantener la simetria de sus implantes mamarios. Con el tiempo, la operación en sus tetas ha tendido a cierta deformación, la silicona perdió su fuerza tras un polvo cuántico con un caballo (2.500€). El tupper, una caja de 50cmx50cm, está lleno de cosas. Bolas chinas, vibradores, látigos, kamasutras, cremas... Y cuando Roberta saque todas las maravillas del placer femenino Matilda y sus amigas sentirán que están haciendo algo nada habitual, casi original, y se divertirán mientras el mundo y su órbita rutinaria continúan su trayectoria elíptica.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust