Trompetero

-Si algo tengo, es que soy un trompetero. 

Borja se lía un cigarro Manitou que tiene forma de trompeta. Podría ser la envidia de cualquier negro trompetero de Harlem.
Comemos en Casa Àsia. De primero me pido unos rollitos vietnamitas y de segundo un bikini con mozarella, albahaca y orégano. Muy apetitoso. De postre prefiero tomar un té Darjeeling para no caer dormido en la mesa.
Una de las chicas que entra y se sienta en la barra lleva un tanga azul celeste que despierta mi apetito sexual.
Le cuento a Borja acerca del nuevo juego que he comprado para Wii; No More Heores. Un juego en tercera persona de un tipo que se compra una espada láser y la utiliza para convertirse en un asesino. Para grabar la partida se encuentra de vez en cuando un water, te tienes que sentar. Grabas la partida y te levantas tirando la cadena. Me gustan estos juegos que carecen de argumento pero que están cargados de absurdidades rocambolescas. Le pido ayuda a Borja acerca de un problema que no entiendo de Microeconomia II, la cuestión es que no acabo de ver clara la ecuación de Slutsky para el efecto renta y el efecto sustitución. Me lo explica por encima y acordamos en que cuando tengamos más tiempo ahondaremos en la cuestión.
"Hay que tratar a las putas como señoritas y a las señoritas como putas", dice Borja citando a Julio Iglesias. Nos traen la cuenta; 24,5€. No acabo de entender por qué en El País últimamente ponen el precio de las cosas que se toman el entrevistado y el periodista en la contraportada. No le veo ningún sentido, lo encuentro snob y pretencioso. 
Borja se va, tiene que responder a sus asuntos personales y yo me quedo sentado fumando otro cigarro de Manitou pero sin trompeta. Soy un flautista, no un trompetero. Por eso con Borja congeniamos tan bien.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust