Tres historias y dos viajes

tomorrwlandbag1.jpg
Verano. Lluvias. Sol. Festivales. Soledad. Lecturas. #hiptheraval. Licenciaturas nauseabundas.
Viajes/Acid Red Carpet/ Tomorrowland/ Time Warp/&Many More
Balance an(u)al
En primer lugar, confirmar que este año ha sido el más heavy de Vanity. Por un lado, he acabado la Universidad, me he mudado al corazón mestizo de BCN, he entrado a trabajar en sitios divertidos y he escrito más rigurosamente para medios que para Vanity. Y por en medio un material femenino de primera línea, del que no se olvida, y del que sigo disfrutando día tras día. Los festivales me han dejado desubicado, completamente ebrio, absolutamente repleto de beats, y con ganas de más.
Historia 1. Apuntes en Tomorrowland
En busca de la cueva, la sala más pequeña del festival (unas 50 personas, el festival es de 60.000), para lamer los florescentes y tocar el techo con la cabeza a ver si sangra. El suelo es de tierra. Fuera, llueve. Son las 16h, y somos unas 25 personas. Un tipo del festival reparte mecheros. Me lio un cigarro sin sentarme. Saco un vídeo. Y no tengo sueño. Se respira un ambiente entre comedido y modo siesta, pero abundan las sonrisas. Hay un par de tipos con pinta de yonquies en potencia que deambulan por delante del Dj que, todo sea dicho, no lo hace del todo mal. Mi amigo polaco sonríe, mira hacia la luz al final de la cueva. Es hora de irnos. El italian man, con su sombrero de charlotte, también quiere irse. Pequeños detalles, momentos en suspenso, que hacen de este festival algo irrepetible en mi vida. Amo mi trabajo como periodista technomusical.
Historia 2. Apuntes en Acid Red Carpet
La terraza está a rebosar de gente importante en el mundo literario, gente que gana algo de pasta escribiendo y traficando con libros. No los conozco de cara, pero son buena gente, aunque un poco burócratas. Una joven escritora se aparta de nosotros para cotillear con otra. Mujeres. Un buen amigo me habla de sus proyectos que envidio sanamente. Hay gente con verdadera capacidad. Y si te tratan bien y son amables y te invitan a gintonics, ¿Qué más puedes pedir?
Historia 3. Apuntes en Time Warp
El festival acaba con casi todas mis neuronas. Es acojonante la cantidad de techno que un ser humano pasado de Speed puede soportar. ¿Humano? Quién sabe, a veces dudo de mi propia condición. El festival, ahora que he estado en Tomorrowland (con sus elfos, sus fuegos artificiales, sus casas para follar, sus puentes con fuego) aparece en mi memoria como algo soberbiamente trash, una especie de Monegros a la alemana, más sobrio, sin sol, y extremadamente intenso. El cartel es ciertamente espectacular, y las ganas de bailar aumentan. Las alemanas del festival tienen las tetas muy grandes. Y las italianas tienen cara de facial y demás ataques de pene. Cerramos con Richie Hawtin a las 14h, después de 12 horas de festival. Me siento casi libre.

Viaje 1. Paraíso Fiscal
Esta noche salgo con un amigo 50% Australiano 50% francés y con mi amigo parisino hacia un paraíso fiscal. Contemplaremos vegetación, compraremos vicios, escribiré cosas, leeremos como liteadictos (que cutre y pretencioso suena eso, pero no he podido evitarlo, me ha hecho gracia su inocencia púber). Será una despedida por todo lo alto de nuestro encuentro en #hiptheraval. Las vistas son soberbias, la tranquilidad necesaria. La bañera grande. Pero no hay pizzas a domicilio.
Viaje 2. NY
La semana que viene desembarco en Nueva York. Puentes con indigentes, alcantarillas con mierda de la ciudad más potente del mundo. Museos extraños y galerías bizarras. Hotel Ritz. Amigos en Brooklyn. Poco más puedo añadir (por ahora).
Feliz (ver)ano. Momento tierno: gracias, un año más dándolo todo por estos lares cibernéticos (qué demodée suena esta palabra, me ha hecho gracia su estatus anacrónico).
Al final resulta que haré algo con mi vida, a ver si consigo que no valga la pena.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust