Tranquila gorda, Dios te ayudará

personajeoculto.jpg


Salgo de clase de Estadística I, con la cabeza llena de distrubuciones binomiales, funciones de cuantía, y utensilios por el estilo. Afro me espera en la calle de al lado con su moto de 650c.c. Fue a Marruecos con ella y volvió, junto con su novia belga. Está lloviendo y sopla un viento desagradable y glacial. Tomamos la Ronda de Dalt. Llevo la mochila Decathlon detrás llena de apuntes y del libro "El quinto en discordia", de Robertson Davies. Llegamos a casa de Afro, no están sus padres. Preparo un American Spirit de liar y me siento en su máquina que hace masajes en los pies que tiene en el comedor. Descubro un nuevo botón que te los calienta al mismo tiempo. Es un device completamente antiestético, de puro plástico, blanco y transparente, que desentona con el parquet. De hecho, la casa de Afro parece estar hecha de pedazos con distintos estilos, no a modo de complemento, sino con base anárquica. Se jode esto, lo cambio, se jode lo otro, lo cambio. No, joder. Hay que invertir en interioristas y crápulas por el estilo que cobran por distribuir tu mierda de forma grácil y ordenada para que parezca que tu vida interior de mierda también es grácil y ordenada.
Calentamos 4 platos congelados de La Sirena. Algo así como espaguetis boloñesa, pollo con verduras. Está bueno. La teoría que desarrollamos es si es técnicamente posible reducir el lenguaje humano a unos 5 palabras clave, de las cuales hay dos firmes candidatos: bajón y lefa.
-¿te la follaste?
-Bajón.
La palabra lefa se usa para todas las marcas del mundo: me he comprado un mp3 iLefa, quiero unas bambas lefa, ¿tenéis camisetas lefa?. Es cómodo, vulgar y lleva a confusiones. Pueden confundirte hasta con un homosexual, cosa que a Easton Ellis, por ejemplo, no le importaría. Un cineasta portugués me dijo una vez "you are too straight for this". Y yo le dije: no no, my friend, my ass is straight because nobody has been inside of it, got it?. El pobre es un gran cineasta, mas desde ese día debe usar la silla de ruedas para desplazarse, aunque con la pierna ortopédica casi parece normal.
Comemos la pasta y todo lo que podemos y nos servimos unos chupitos de un alcohol desconocido, el de más graduación de su despensa. Eructo, me ha sentado bien la comida.
Nos conectamos a Youtube y tengo el placer de ver el malogrado anuncio de Ausonia, Esh una fieshta y el sin fin de retrasados mentales que han versionado el anuncio de forma low budget y buscando una fama que jamás, jamás, se acercará a la mía. Porque yo apesto. Luego pasamos a unos vídeos de Remi Gaillard, un tipo con par que se lanza a una pista de tenis vestido de jugador en partido oficial y se pone a jugar como si nada, un tipo que va a una creperia con unos cascos de música y se pone a "preparar creps de vinilo", Gaillard se viste con una máscara y un chubasquero blanco y se va a una ferreteria a buscar una sierra mecánica. Gaillard es famoso y apesta. Bien por él.
Bajamos al párking y sacamos las dos motos, dirección Casa Batlló, nos espera una chica búlgara que según palabras de Afro, es pivón. Luego iremos a un bar lleno de Erasmus, a ver qué tal. Let's go. Llueve. Llegamos puntuales y ella también. La recogemos, resulta que la semana anterior le atracaron navaja en mano y le robaron todo. Los yonkies tienen que ganarse la vida. Llegamos al Raval zona izquierda y entramos en un bar llamado Nevermind. Por cierto, la chica está bastante buena. Está vestida con atuendos fastuosos propios de los países excomunistas, lanzados ahora al capitalismo desbocado y a lo llamativo, caro y brillante. Tiene un pelo precioso, liso, fino. Lo lleva suelto y se lo acaricia para ponerselo detrás de la oreja, con la intención de escuchar más atentamente. Es de color castaño claro y hay momentos que siento que el propio pelo levita, de lo fino y puro que es. ¿puede el pelo ser budista?. El bar es de techo alto, una barra larga con una chica mona detrás y un par de tipos que ya se les acaba la juventud y se resignan a ello, con lo que aun van con ropa skater y gafas de pasta. Recuerdo que mañana me cambiaré de gafas y no serán de pasta. Las de pasta ya están pasadas de moda. Necesitas lefas nuevas. Sino, bajón.
Hablo con la chica, vamos a llamarla Natasha. Lo único que no me gusta de su físico es la nariz, tiene una especie de bultillo poco seductor que rompe la perfección de su cara. Sigue siendo una mujer atractiva y tiene unos ojos verdes que hipnotizan, uau, dicho así parece una puta canción de Bustamante. Le cuento cosas y ella a mi. Está buscando piso, ha ido a ver muchos. Me cuenta que ayer estuvo en uno a las 22h y el tipo que la recibió babeaba con su posible nueva inquilina. Luego derivo la conversación para ver si está en el autobús y le comento que la mujer peruana que cuidaba a mi abuela dejó el trabajo por inepta y siguió trabajando en mi familia hasta que encontró otro. Era una gorda joven y lenta y estúpida que no sabia ni planchar. Es decir, como yo, pero a ella le pagaban por hacerlo y a mi no. Le llamaban de algunas casas y la mejor fue cuando le ofrecieron ir a buscar a los niños al colegio, el único pero es que "a veces vamos desnudos por la casa", le dijeron. Natasha dice que le parece una buena cosa, lo de ir desnuda por las casas. Está en el autobús. Luego la cosa deriva hacia...sus tetas, sí eso. Le digo que podrían ser más grandes. Se lo toma bien, de hecho, parece que le gusta que hablen de su cuerpo. Le cuento que ahora debería hablar de algo así como "a mi lo que me gusta de las mujeres son sus ojos, su mirada, su sonrisa...bla". Es obvio que no es verdad, tetas, culo, tetas, culo, tetas, tetas. Ella está de acuerdo. La miro directamente a los ojos, ojos verdes vs. ojos verdes. Ella se recoge el pelo con naturalidad y soltura. ¿Y a ti, que te gusta de los hombres?. Separo las manos y muestro un espacio de unos 25cm. ¿es eso lo que te gusta?. Se ríe, ojos verdes vs. ojos verdes. "Como estudiante de márketing puedo decirte, prefiero los hombres que invierten en mejorar el producto y no en la publicidad". Está bien, pienso.
Me presentan a dos chicas italianas, caigo rendido. RENDIDO. Una de ellas, Paola, es una mujer preciosa. Puramente italiana. Quiero decir que habla rápido, con la sonrisa de serie, sensualmente, coqueteando aunque seas un minusválido con síndrome de down. A ver...saquemos temas. Se me cae la bufanda al suelo. Comento en voz alta "es culpa de Berlusconi". Asienten y se rien. Le dejo la bufanda H&M a Paola. Le gusta, se la pone alrededor del cuello. Veo de reojo que Natasha me contempla. Ahora habla con Afro. Sigo con las italianas, hand 2 hand. Levanto la voz con aposento, como si estuviera acostumbrado a hablar en público. Herencia de mis charlas como comunista delante de un auditorio de 14 personas. Ellas escuchan, dos más que suben al autobús. Me las apaño para derivar hacia el libro de Gomorra. Leo libros, ragazzas. No es que sea un trofeo a un atributo de gran valor, mas dejarlo claro desde un inicio favorece que la conversación fluya hacia el lado interesante o, si muestran desden, mejor pasar a otra cosa, como regresar a Natasha. Están en el autobús, así que seguimos hablando. ¿A quién matarán antes, Obama o el escritor de Gomorra?: Esperan que a ninguno de los dos. Estoy de acuerdo. Una gorda con el pelo negro medio liso y corto hasta las orejas (si, suena raro, lo era), se situa a mi derecha. Gorda, fea, mal vestida. ¿Por qué todas son así?. Afro plantea la conversación a 4, Natasha y la gorda y nosotros 2. Quiero desviar mi atención hacia la gorda, para poder pensar mientras en cómo ha ido hasta ahora el tema con Natasha.

Vantity: ¿Qué estudias?
Gorda: Física
Vanity: ¿Sabías que Newton creía en Dios?
Gorda: es compatible.
Vanity: ¿Compatible?. Quizá con una idea abstracta de Dios, de motor y causa primera, una única fuerza, algo así como la Naturaleza, rollo Aristotélico. No creo que un físico pueda ser religioso, puede creer algo así como en un Dios abstracto, pero no debería someterse a los dogmas de la religión.
Gorda: ... Dios es algo que sientes dentro de ti, es un sentimiento.
Vanity, gesticulando y poniendo cara de asco (pensando de nuevo joder, que fea es)
Vamos a ver, ¿un sentimiento es algo que conecte con el exterior?, no existen los sentimientos, son derivados del dolor o el placer con ayuda del intelecto.
Gorda: cuando me pasan cosas buenas, creo que Él está conmigo, que me ha ayudado.
Vanity, atónito: ¿QUE TE HA AYUDADO?, ¿pero tu has visto tu CULO, LAS BERZAS que tienes? suman las de todas las chicas de este jodido bar, ¿eso es ayuda?. Para empezar, tus padres decidieron putear bien a alguien que no fueran ellos mismos y eligieron una víctima que pudieran humillar durante decenas de años. Por eso existes, querían una hija como blanco para expiar la mala leche de sus frustradas vidas. Sabían que serías fea y gorda, porque apuesto a que ellos también lo son. El día en que adelgaces sin hacer nada y puedas dedicarte a algo que no sea hablar de la ley de gravedad y que las cosas que tiras al suelo caen solas y el peso es bla bla bla, CREE EN DIOS. Por ahora, no te engañes. ¿Qué es para ti la suerte?, ¿aprobar un exámen?. No finjas, eso es que, si Dios existiera, le caes mal. Si tuviera compasión, ya te hubiera eliminado. Estarías en una tumba de 2x2 en medio de tu pueblucho del Norte de Italia. Y las flores que recibirías serían las que crecerían solas al lado del la lápida.
Gorda: ....
Gorda: ....
Vanity: podemos hablar de otras cosas si quieres.
Gorda: ¿cómo conociste a Afro?
Vanity: en una clínica de desintoxicación.

Natasha me toca con el brazo y me pregunta si me lo he pasado bien con las italianas, que se acaban de ir y a las que he invitado a mi trabajo, mañana. Una visita para mostrarles un poco dónde me muevo y tomar un café para conseguir el número de Paola.

Le digo que si, lo he pasado bastante bien con ellas. Le pregunto a Natasha si tiene algún tipo de necesidad sexual imperante y me contesta que por ahora lo tiene todo controlado, pero que gracias por mi interés, lo tendrá en cuenta. Me lo tomo como un cumplido.

Salimos del bar los 4 y llueve. Afro llevará a Natasha en la moto, puesto que son amigos de antes. A mi me toca la gorda.

Vanity: vaya, lo siento...em ¿cómo te llamabas gorda?, digo, ¿como te llamabas?.
Gorda: bla bla (Vanity no escucha)
Vanity: pues mira, resulta que solo tengo un casco, me sabe mal, no te puedo llevar. A parte, las ruedas de mi moto tienen su límite de resistencia y no quiero tenerla que llevar al taller durante el fin de semana por culpa de los amortiguadores. Son caros, ¿sabes?.
Pero tranquila, no dudes en que Dios te ayudará a que llegues bien a casa, es una señal para que empieces a adelgazar.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust