Todo se mueve

Hace años que no me levantaba tan temprano. Posiblemente desde el año 2002, cuando acudía al puerto a las 5 de la mañana para recibir el cargamento de polvo blanco recién llegado de Colombia.
Son las 6am y el sol aun no hace acto de presencia. Esta vez no hace falta ir al puerto a buscar nada, mi dealer ya pasó anoche a proveerme de felicidad esnifable. Tampoco debo ir a buscar ninguna embarcación en esa zona. El puerto al que iremos no será el de BCN; nos vamos a la Costa en busca del catamarán "Zeit", preparado para alojar 90 personas durante 8 horas a ritmo de Tech-house y Ray-Ban y peces y barbacoa y pechos de silicona y tratos profesionales y cintas hyppies en el pelo y beautiful people en general.
Nos encontramos en la estación de tren. Hemos fletado un vagón para el viaje. Llego a la estación a las 8, con una botella de whisky en la mano, ya por la mitad. Saludo a Nast al estilo Camorra. En el vagón, ponemos el asiento en modo vibración y fumamos un porro cargado de marihuana.

Me quedo dormido y sueño que apruebo el examen para entrar a trabajar en el Ministerio de la Verdad. Llegamos a nuestro destino. Contemplo la playa privada del Lounge bar en el que hemos quedado. Hace un día espléndido. El calor inunda el ambiente. Saludo al organizador del evento.

-¡Cómo va todo?-pregunta cordialmente.
-Cojonudo, tío, cojonudo-respondo al estilo Victor Ward de Glamourama.

El catamarán Zeit está al llegar. Un fotógrafo contratado para el evento me fotografia mientras me saco la camiseta y me aplico crema solar. Dos chicas en bikini que no conozco me hablan:

-Fue genial verte el otro dia en el Palace.
-Nunca he estado en Palace, está demodée desde el 98.
-Pues eras tú.
-Sería mi doble.

Subimos al barco y la tripulación saluda al contigente que se ha reunido para la ocasión.
Me comunican que contamos con 3 publicistas, 4 camellos, 3 modelos, 1 director, 2 DJ y 40 invitados que han pagado para asistir y que cubren los gastos de todos los demás. En cuanto a las chicas tenemos a 5 estilistas, 4 decoradoras, 6 modelos y 4 relaciones públicas. Supongo que, como es costumbre, soy el único escritor.

El Zeit zarpa sin demora y nos dirigimos entre gritos y jarras de cerveza hacia el mar. El DJ se pone manos a la obra y lanza su primer tema "The difference it makes" de MFA. Es un tema clásico del 2005, editado por Kompakt, si no recuerdo mal.
Compro algo de ácido y lo introduzco en la copa de Nast. Al rato, sus pupilas se dilatan y comienza su viaje más allá de lo marítimo. Sé que me lo agradecerá.

4 chicas en topless saludan a un barco cargado de niños pequeños con flotador.
Decido sacar el iPhone y anotar algunos puntos interesantes para futuros textos. La brisa marina baña mi rostro y una gota me salpica el muslo.
Salgo del baño bien cargado de coca en el momento en que un tema de Swazyak suena por los altavoces. Bailo con los ojos cerrados mientras rozo con el paquete una nenita de lo más mona.

-¿has leído a Proust?
- No...
- Yo tampoco, pero tengo los tres volúmenes en casa de "En busca del tiempo perdido"
- Parece el título de una película de Indiana Jones.
- Y tu pareces una protozorra de las que corre en tanga por los alrededores del Camp Nou.

La chica me mira y su labio inferior se tuerce en una mueca horrible. Le digo que sonría.

- Con esta cara de zumbada aun pareces más imbécil.

Termino la copa de un sorbo y salgo a cubierta para hablar con uno de los camellos. Tiene un tatuaje en la espalda, una especie de flor silvestre con un tigre saltando. Es en color.
Se anticipa a la conversación.

-¿cómo lo llevas, tío?
- Cojonudo, de puta madre.
- Me alegro.
- ¿tienes algo de cactus?
- Sí, me quedan un par de dosis.
- Mías.
-Cojonudo.

Pago religiosamente y me las meto en el bolsillo del bañador Gucci.

Con la planta alucinógena todo parece volverse más vívido. La gente sonríe más y todos se abrazan y el mar sonríe y las chicas mueven mejor y más rápido el culo. Las gaviotas entonan "La Marsellaise" y me acuerdo que en dos días estaré en París.

Todo transcurre en paz. Llegamos a una cala y la tripulación nos da una gafas para hacer snorkelling mientras prepara la barbacoa.
Me lanzo al agua y miro debajo del mar y veo peces de colores fornicando detrás de una gran roca. Consigo pillar uno y salgo del agua para dárselo al capitán. Le pido si me lo puede hacer a la brasa. Me mira como si fuese un enfermo.

Hago la siesta en la proa y la olas salpican mi torso desnudo. Hay tres soles en el horizonte. Tambaleándome me acerco al camello y le digo:

- Cojonudo tío, este cactus es cojonudo.
- Para servirle, Vanity.
- ¿conoces mi nonbre?
- Leo tu cojonudo blog a diario y cuando estoy en la cárcel y tengo más tiempo miro los otros tres.
- Cojonudo, tío.

Nos damos un abrazo "en plan hermandad".

Termina el periplo marítimo. Bajamos de la embarcación y nos despedimos de los publicistas, modelos, interioristas y demá personajes. Algunos intercambian Facebook. Yo propongo una gran orgía y me miran como si fuese un enfermo.

Regresamos en otro vagón fletado y duermo durante casi todo el trayecto. Sueño en que compro una primer edición de 1984 firmada por Orwell.

Al llegar a casa me preparo unas tostadas con salmón y algo de brie a la menta.
Me cambio de ropa y elijo mi atuendo trash para acudir a la gran cita nocturna: Ellen Allien.

La noche transcurre sin incidentes, con plena conexión cactus-vanity-minimal-ellen, en un bucle placentero y maníaco.
Al terminar su noche, me acerco a la tarima y Ellen baja y nos damos el tradicional beso de fan-dj. Ella me saluda en alemán y le beso la mano.

- Thanks again, Ellen. C U soon in Berlin.
- ¡Great!

Sí, amigos, esta mujer es un encanto.

Publicidad:

Vanity vuela a París este miércoles para pasar una semana repleta de actividades, drogadicciones, compras, entrevistas y noches densas. ¿acompañarás a nuestro favorito bohemio posmoderno? ¿conseguirá un bukkake en los Champs Elysées?

¡No te lo pierdas!

*Vanity os desea un buen verano y recomienda un consumo de Vanity Dust sin mesura, acompañado de altas dosis de sustancias de todo tipo, en especial las ilegales.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust