Tengo alergia, no la gripe.

Cuando la crisis económica ya no da más de sí, y ya ha llenado el cupo de decenas de miles portadas y artículos de "expertos" y afionados de periódicos y telediarios y webs y blogs, toca cambiar de tema.
Los problemas del mundo parecen sucederse a un ritmo trepidante y caótico, mas no hay que ser muy avezado para ver cual es el trasfondo que subyace a las "hot news". El ser humano contemporáneo no puede vivir en paz. De golpe y porrazo no puede pagar sus deudas, revientan a sus seres queridos con un bombazo, se pone enfermo y la palma a los 4 días, le estafan por Internet, le maltrata la pareja, se opera las tetas, gana un premio, sale por televisión y eructa sin querer y es la risa de medio país, participa en un concurso y se hace millonario, resbala por la calle y queda paraplégico, se le agranda el pene mágicamente con unas pastillas, lo secuestran por decir que tiene mucha pasta en Facebook y para culminar apalizan a los hijos en una manifestación.

La vida de cualquiera es y puede ser trepidante, las notícias de actualidad no quieren dejar a nadie fuera, todos somos partícipes activos en el espectáculo contemporáneo. Tenemos que reciclar, comprar pantallas de plasma, darnos de alta en Facebook, ir al dentista, entender los riesgos de las drogas, estudiar carreras podridas, viajar a las ruinas de Angkor, ponernos mascarillas en los aeropuertos y hablar sobre Obama en la sobremesa dominguera.

Me cago encima de la basura posmoderna, siento un profundo asco por el festival de marionetas que me-nos- rodea. Me siento completamente fuera de todo lo que puedan llegar a meterme en la cabeza. El miedo que supuestamente debo tener se convierte en rabia, y con ello nace la libertad de pasar de todas las advertencias y avisos. Si tengo ganas de cagar en la calle por un apretón, lo hago, por mucho que vengan a decirme que puedo matar a un niño de 3 años por que se la coma y le dé una infección. Paso de reciclar los envases de las cajas de condones, pedir pizzas y exigir que me las traigan en bicicleta para no sobrecargar el tráfico, fomento la violencia gratuita en este blog, no vaya a ser que contente al Papa con mis buenos modales. El circo político roza el analfabetismo organizado y me siento respondable de votar al PC cuando acudo borracho y con resaca al día electoral.
Leo los libros que destrozan todo lo que anda vivo y colenado.
No, este post no quiere reafirmar y vender mi faceta "rebelde", ya tengo una edad para andarme con esta actitud, sencillamente me iría a México en este momento a pasearme en pelotas por todos los hospitales llenos de enfermos terminales, y les serviría copas de tequila mientras me cuentan lo mucho que querían a su família y la última vez que durmieron al lado de un cerdo.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust