'Tacto e Indiscreción' EP by Equipo

equpo_tacto_indiscrecion_artwork-619x619.jpg

El chileno Cristóbal Saavedra se viste de negro y araña la melancolía en su nueva aparición bajo su reconocido alias Equipo.

Las reseñas musicales de electrónica de los últimos tiempos adolecen de dos adjetivos que, de tanto sobreuso, chirrían tan buen punto alguien los pronuncia: "orgánico" y "oscuro". Tal es el frenesí por la música electrónica "orgánica" que hay quien se lía y se saca de la manga la música "ecológica".  ¿Quién da más? ¿Ponemos también el adjetivo "hipnótico" en el pack?

Si estos adjetivos fuesen nuestros favoritos, al escuchar lo nuevo de Equipo vendría un grave problema: usaríamos a machete el trío adjetival del momento y listos. Pero me temo que nos toca ir más allá, aunque, eso sí, avanzando por el mismo camino. Porque si hablamos de cosas orgánicas, no es casualidad que el nuevo EP del músico chileno afincado en Barcelona se llame "Tacto e indiscreción". El tacto de los cuatro tracks de Equipo son como esa caricia fría que no nos reconforta, que nos inquieta y al mismo tiempo ejerce sobre nosotros algún tipo de perverso poder y consigue permear nuestra voluntad. Más que guiarnos hacia la "oscuridad", lo que hace una canción como Catástasis es agarrarnos por el pescuezo y llevarnos al desolador descampado de un barrio poco de fiar.  Con indiscreción, sin disimulos, el terreno que explora Equipo parece ser aquel que pocos están dispuestos a habitar. Una pista como Las Maneras es una huida desesperada hacia adelante; sin descanso, con un grave que rebota en nuestros tímpanos y una melodía anoréxica y minimalista, agotados y agobiados, huimos como por necesidad hacia un lugar que no promete ser mejor que el punto de partida. Quizás la sesión de hipnosis llega con el track Inclemencia, armado con loops que salpican nuestro bienestar rutinario y nos tensionan como una abeja asesina en su día de gloria. La reaparición de Equipo es indiscreta y sin concesiones. Y lo consigue: con este último trabajo consigue, al fin, meter en la basura general esos adjetivos que tanto necesitábamos renovar de una vez por todas.

Originalmente publicado en Under Magazine (2014)

 Perfil y Mix 001: Equipo

ReviewsVanity Dust