Squizo Punk

La fascinación que me produce la cantidad de palabrejas y motes que circulan para definir tribus urbanas es equivalente a la que siento por la redondez y perfección de los pezones de oro de Paris Hilton.
Quizá la enumeración que hago os parece obsoleta, pero ya tengo una edad para estar al día con estas movidas. Rapero, skater, flautaperro, okupa, gótico, pelao, pijo, etc. Ah, sí, el Punk, me he dejado el Punk y los Sharps y otros sujetos que quieren politizar su estética.

Mi último descubrimiento es el Squizo Punk, que encontré escrito en una pared a modo de graffiti este fin de semana pasado.
Es un mote con potencial, me sugiere algo así como un Punk psicótico, un auténtico ser entregado a la cerveza y las drogas blandas, con ropas apretadas y chaquetas tejanas con sudaderas negras debajo y botas de cuero, que circula por la vida con descontrol y mala leche e incomprensión. Lo veo virgen, marginado de pequeño y rebelde sin causa y naufragando en el mundo laboral; con cierta tendencia suicida y problemas de adaptación.
No todo tiene que ser negativo, un Squizo Punk puede que viva en el tocar hondo constante, con la dosis de libertad que tiene como contrapartida y que a pesar del abuso diario de cerveza posea un don que procure una salud de hierro para su hígado.
A nivel político no tiene la más puta idea de nada, sabe que no vota porque está lejos de creer en la mierda de juego democrático, no sabe que la mayoría de la población piensa como él. Siempre compra en un badulaque, justo antes de cerrar, no le gustan los supermercados ni que le pregunten cada vez si tiene la tarjeta cliente. No tiene pasta, y no recuerda exactamente en qué día su vida se convirtió en una gran mierda, no recuerda cuando fue la última vez que trabajó ni de dónde consigue el dinero para vivir.

Squizo Punk, creo que ficharé a este personaje para alguno de los relatos.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust