Sonar 2014 y los 19 artistas nacionales por los que deberías llegar pronto al festival (en eldiario.es)

Sonar-arrancara-Montjuic-directo-NevEra_EDIIMA20140610_0903_5.jpg

Eran muchos, aunque su presencia quedaba repartida a lo largo los tres días y las dos noches de festival, el pasado Sonar 2014. Una condición para verles, según fijó el Sónar en sus horarios, era la extrema puntualidad. La mayoría de aperturas del festival las hicieron artistas nacionales de enorme talento y, revisando la programación, me entraron las ganas de analizar un clásico best of. Salieron hasta 19 nombres muy high profile que comenté en eldiario.es. Desde el hiperactivo talento del house barcelonés Pau Roca hasta Uner, el elenco abarcó desde lo experimental al puro baile, pasando por directos como el de Alizz y otros lujazos que, como apuntaba, estuvieron solo al alcance de los más puntuales.  

«Desconfía de aquellos amigos que solo llegan al Sónar de día pasadas las 5 de la tarde o que aterrizan en el Hospitalet superada la medianoche: deberían revisar su barómetro nacional electrónico y ajustar el reloj si no quieren perderse un despliegue musical que permea estilos, conquista nuevos géneros y que poco o nada tiene que envidiar a los grandes nombres internacionales con horarios más agradecidos.»

Un snippet con la aparición del bailable, siempre fresh y  luminoso Shelby Grey:

La noche electrónica de Barcelona y Shelby Grey se conocen desde hace apenas cuatro años. Pero Shelby conoce a Vicknoise, su anterior encarnación, y si atamos cabos entenderemos por qué uno de los actuales residentes de Nitsa –Shelby Grey— ha aportado nuevos aires a la par que una inabarcable experiencia a los warm ups del club. Si escuchamos sus últimos sets entenderemos por qué firma un triplete espectacular este 2014: Mutek Festival, Primavera Sound y Sónar. Porque Vicknoise, junto a Undo y D.A.R.Y.L (actual John Talabot) nos hicieron vivir a bordo del The Loft barcelonés la época dorada del techno a los que —por cuestiones meramente coyunturales— nacimos en la década de los ochenta en la ciudad.

Shelby Grey muta de estilo tanto como su genial inspiración. Todos los astros parecen confluir para que esta apertura de noche pase a los anales de la historia del Sónar y, al mismo tiempo, lance el concepto de “muro de las electrolamentaciones” con las paredes del SónarLab, porque elegir entre Pau Roca y Shelby Grey es algo que ningún festival del mundo —¡y menos uno de su propia ciudad!— debería obligar a hacer a los clubbers.

Todo el artículo de los nacionales en el Sonar 2014, en eldiarioCultura.