Siesta

Una tía en pelotas se pasea por la playa. Sus pechos, bronceados y firmes, botan ligeramente a cada paso que hace. Estoy tumbado en una toalla con un dibujo de Pikachu lanzando un impactrueno. En la mano derecha tengo una Estrella Damm que bebo a sorbos pequeños con constancia. Eructo libremente mientras mis ojos se regocijan con tan sensual mujer.

Me despierto, no estoy en la playa. Toda la gente sentada a mi alrededor me está mirando. Me acuerdo; estoy en el anfiteatro del colegio de mi hijo, Leopoldo. El director está dando una conferencia sobre los valores que transmite la escuela a los estudiantes de primaria. Esfuerzo, solidaridad, constancia.... Pongo cara seria y de suma concentración mientras escucho susurros de desaprovación alrededor mío. ¿ Que tipo de padre eructa en medio de una conferencia?
Tengo ganas de fumar un cigarro, pero decido esperar hasta que termine la charla. Pienso en por qué mi mujer no ha venido conmigo. Mis ojos vagan por la sala, los detengo justo en el altavoz izquierdo que emite la entusiasta voz del director. Recuerdo por qué no ha venido mi mujer, hace más de 10 años que no tengo pareja, Leopoldo es adoptado y percibo una donación substanciosa por ocuparme "responsablemente" de él. 
- Nuestros alumnos aprenden cada día-escucho sin poder evitarlo- Matemáticas, física, algebra, computo numérico. Esto es solo la base.
 Para mis adentros reconozco avergonzado que no he estudiado nada de eso en toda mi vida.
-Esa es solo la base-sigue- en clase de yoga, realizan ejercicios que incrementan su concentración, el conocimiento de su cuerpo, su autoestima. Las horas extraescolares de música les afinan el oído y les ayuda a mejorar sus capacidades sensitivas y cognoscitivas...
Mi móvil empieza a vibrar mientras el himno del Partido Popular suena como politono. El director no puede evitar perder el hilo de su discurso. Cuelgo lo más rápido que puedo. Toda la sala está al corriente de mis inclinaciones políticas, cosa que no me molesta. Soy un militante convencido. España se rompe, hay demasiada inmigración y la religión debe seguir estando subvencionada por el Estado. Hay que liberalizar aún más el mercado, privatizarlo todo. Pizarro me parece un tipo serio y responsable, que irradia luz al Partido Popular. Me río de mi propio chiste ( Pizarro estaba antes en Fecsa-Endesa). Me vuelve a entrar el sueño. Esta vez conduzco un deportivo descapotable por una carretera interminable a una velocidad de 200km/h. Llevo unas Ray-Ban modelo aviador y tengo pelo. Una melena que ondula con el viento y brilla a la luz del Sol. Vuelvo a pensar en Pizarro. 
Escucho un golpe seco, entreabro los ojos, estoy en el suelo, me he caído de la silla al apretar el acelerador y poner la sexta marcha. Sin darme cuenta, la conferencia ha terminado. Soy la única persona que queda en toda la sala, así que aprovecho para eructar de nuevo. Esta vez sin riesgo de poner en juego mi credibilidad como padre. 
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust