Si pudiera hablar con Herralde, el director de Anagrama, le preguntaría cuantas copias de La era del vacío de Gilles Lipovetsky ha vendido. Es sólo curiosidad empresarial. Tengo interés en saber como funciona editorialmente escribir sobre la decadencia de nuestra era. Si fuera rentable (tengo mis dudas) llamaría a Lipovetsky para comentarle las últimas tendencias de la hipermodernidad, como por ejemplo la instauración de Playstation en la Audiencia Nacional para que los corruptos detenidos puedan entrenerse mientras preparan la forma de dejarles en libertad sin causarles molestia. También le contaría cómo se sienten las cajeras cuando facturan veinte mil euros al día y ganan seiscientos al mes. Lo invitaría a un psiquiátrico para presentarle a todos los esquizofrénicos que se mean cuando son abducidos por extraterrestres. Pero no todo iría de mal en peor. Le propondría una buena noche de mujeres asiáticas y la terapia de dormir en un vertedero para liberar nuestro vagabundo interior. No es fascinante, ¿señor de las letras y la decadencia hecha ensayo?

- Posted using BlogPress from my iPhone

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust