Run, ¡let's go!

Hacer deporte no es, en la mayoría de las veces, divertido. Cosas que pasan. Muchas veces algo necesario no es nada divertido. Y, sino, que se lo pregunten a un aficionado al ajedrez. Para ellos es necesario, pero también sumamente aburrido. Jamás nadie ha visto sonreír a un ajedrecista. Tampoco hay que tenerles miedo, quizás es suficiente girar la cabeza hacia nuestro entretenido smartphone. Como decía, para hacer deporte es complicado encontrar algo que motive de verdad si no ganas unos cuantos millones por ello. Todos los deportistas que lo hacen por placer están equivocados, en realidad escapan de sí mismos todo el rato. Por eso, en modo Zen, las cintas de correr son una verdadera revolución. ¿Cierto?
Pues sí, por una sencilla razón. Porque siempre te quedas en el mismo sitio, pero en cambio tienes la sensación de que avanzas sin parar. Gracias a su extrema nueva tecnología, puedes regular la velocidad. Deciden tus manos y tu cerebro, y la cinta acelera y no te queda otra que ponerte las pilas para no caer y empotrarte contra el suelo. Quedándote en el mismo sitio apreciarás muchas cosas que antes, por las prisas, no veías. Vamos, no seas soso, pon una cinta de correr en el comedor de casa. Ya verás que la querrás usar todo el rato. La tele pasará a la historia. Te parecerá absurdo que la gente pueda pasarse tanto rato mirando eso como si fuese algo. Y verás que tienen pinta de cara de jugador de ajedrez. Igual que la que tú tenías antes de tener la suerte de haber puesto la cinta en tu casa. Tus amigos te llamarán para verte correr, y tu pareja volverá a poner las fotos de vuestros inicios en la mesita de noche. Si quieres saber lo que es el Zen de verdad, corre quedándote quieto. Y, si luego no puedes parar y das metafóricamente la vuelta al mundo, significa que has acertado.
A Vanity le encanta el deporte. Lo hace cada día. El deporte de mantener sus gastos, por ejemplo, es complicado. Por eso este intenso post sobre la última tecnología deportiva. 
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust