Rebelión griega

Lo había conseguido. Llegó a casa con la chaqueta agujereada y quemaduras en las manos. Le sangraba una ceja. Se quitó el trapo con el que se había cubierto la cara para lanzar los cócteles molotov a la policía. Lo tiró directamente a la basura. Le dolía todo, pero había valido la pena. Lo había conseguido.
A la mañana siguiente, al levantarse, pasó por la ducha de nuevo. Al salir, todavía en ropa interior y cojeando, se sentó con dificultades en la desgastada silla acolchada, delante ordenador, para hablar con los amigos y preparar nuevas acciones. Releyendo la prensa on-line, encontró con satisfacción:

"Las tiendas están cerradas y los canales públicos de la televisión han suspendido su programación habitual y emiten espacios de dibujos animados aprovechando que los niños no tienen colegio."

Era la guerra. ¿por un mundo mejor?, ¿por una Grecia más justa?. ¿contra el sistema?.

Era la guerra, y para él, eso era lo más importante. Habían matado a su hermano.

"Qué les jodan a todos".

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust