Purgar en 15 minutos

Me van a cerrar el bar en 15 minutos así que esto va a ser discursivo y poco meditado.

Hará cuatro años me enamoré perdidamente de una chica alta, de piel morena, muy delgada, con una boca grande y una mirada sumisa y fascinante. Después me enamoraría de otras tías completamente diferentes, pero hoy hablaré de ésta zorra. La llamó zorra porque me jodió.
Era una chica bastante insegura que tenía fantasías sexuales con un primo suyo adoptado de Rusia. Creía que se había quedado embarazada de él, entre otros pensamientos bizarros. Éstas cosas las supe cuando ella se fue perturbando con el paso del tiempo. Al principio era más normal. Bueno, la típica tía histriónica de las que abundan hoy en día. Sabe que es guapa, sabe que te gusta, juega contigo. Le reía las gracias-incluso las flojas- y la contemplaba como un coleccionista de arte a un jarrón chino del s.X. Supongo que sentía cómoda a mi lado y se olvidaba de lo sola que estaba. Pero yo no le gustaba, o sí, o no, de hecho no tenía ni puta idea. Finalmente un día nos liamos y le comí los labios y la boca y me miró con sus ojos sumisos y fascinantes. Ése día fui algo feliz. Pronto se enrolló con otro colega y con otro y jodió el clima del grupo. Quedan 9 minutos y me he cargado el vaso. Malas vibraciones.
La chica pasó a la lista negra y como yo era el líder del grupo me desvinculé pero se había generado tal dinámica que ellos no pudieron separarse. 
Otra día, un par de años después, celebré mi cumpleaños e invité a una chica menor que yo. Se enamoró de un amigo mío muy promiscuo y empezaron a salir. Al ser más pequeña, dos años menor, creo, no supo manejar la situación y acabé pasando de ella y ella fingió haberse enfadado conmigo. Al poco tiempo entró en el grupo de la chica zorra de ojos sumisos y fascinantes. Se hicieron muy amigas. Mi amigo promiscuo le petó el culo a mi ex amiga y le metió los cuernos en repetidas ocasiones. Luego lo dejaron y mi ex amiga se enamoró de otro componente del grupo. Un bohemio de pacotilla con el gusto para vestir en el culo y un ego del tamaño de la torre eiffel-ojalá fuera exactamente como la torre, así se lo metería por el culo.
Ahora la chica menor y el bohemio llevan más de un año o dos juntos y no sé nada de su vida, sólo que me siento lejos de toda la mierda. Pero me gusta escribir sobre ello para recordármelo. Todo ello contribuyó a sentirme un poco más solo y jodido, algo a lo que ya estoy hecho y que, en cierto modo, agradezco más o menos a no sé quién ni no sé cómo.
Quizá si todo no hubiera ido de esa forma ahora no sería exactamente igual de hijo de puta. Posiblemente, no hubiera escrito esto, no lo hubierais leído.
El bohemio de pacotilla sigue siendo un bohemio de pacotilla, la chica menor que yo sigue siendo una pija autofeliz y el peta culos sigue petando culos. Yo soy un escritor errante y un solitario de pies a cabeza, con alguna que otra dosis de felicidad-merecida.
Ha pasado el cuarto de hora.
Publicar entrada-bis-
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust