Psycho Bunker

Con las recientes transformaciones de mi sistema neuronal-nervioso he ocupado otra zona de la casa para realizar mis actividades Jim Morrison. Suelo trabajar bien a estas horas, descubriendo nuevas recopilaciones del sello Kitsuné, leyendo a ratos Las Teorías Salvajes y, otras, releyendo un par de guiones en desarrollo. No olvidemos el último número de los Inrockuptibles, casi monográfico sobre el nuevo libro de Houellebecq.


Fumo mucho y, ahora mismo, bebo agua. Después del alcohol viene la calma, y desde que esta última semana me he pasado al Taoísmo respeto los ciclos de mi cuerpo. Agua. Vino. Cerveza. Gintonic.


Entre actividad y actividad, lúdicas todas ellas, camino por el salón revisando los libros ya leídos, y los que quedan por leer. El otro día un taxista de un Mercedes Benz me decía que la vida no pasa tan rápido como se dice. Supongo que es cuestión de intensidades. Ha llovido tanto en estos últimos dos años que cuando sale el sol, llamémosle devoción amorosa sobrevenida, no tengo más remedio que usar las Ray Ban para salir a la calle. 


Sí, hoy es un post corto. La cuestión es que no se fundan los plomos.


¿Cuantas palabras escribes al día? Me preguntaba el otro día un amigo y fan de Vanity.


No escribo ni un 10% de lo que me gustaría pero, no me quejo, el abanico discursivo sigue su curso, y lo mejor no ha sido escrito.


Vanity Dust@last day of holidays.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust