Propósitos como de año nuevo. Es decir, para el fin del mundo.

Lo podemos oler. Casi esnifarlo. Esto se acaba. Yo ya he ordenado el texto para mi lápida.

Vanity Dust. Escritor. Florista. Verdugo. Adicto a cosas.


A duras penas, nos quedan unos seis meses de vida. No hace falta recurrir a los mayas, es suficiente saliendo a la calle. Por eso, debemos tener presente que queremos terminar por TODO lo alto. Es decir, cayendo todo lo bajo posible. ¿Hemos llamado al dealer? ¿Y comprado suficientes libros de Easton Ellis, Palahniuk y tenemos suficientes sesiones de Maya Jane Coles?

En estos meses que viene posiblemente tenga mucho más trabajo, en cosas empresariales, fondos de alto riesgo. Cosas que hago cuando no tengo sueño. Así que he llamado a Richard Florida, y le he comentado que qué tal lleva el tema de la Clase Creativa.

-Bueno, ahora bastante jodido, los creativos curran en el supermercado y hacen cosas gratis.
-Pero, quiero decir, ahora me lo estoy currando mucho para ser un miembro ejemplar de la Clase Creativa. Me hago menos pajas y tengo una agenda Moleskine PacMan edition en la que apunto todo lo que tengo que hacer. Colaboraciones, citas a ciegas, dealer, festivales. Ya sabes, un tipo creativo de verdad.
-Eso está bien. Entonces vas a ser posiblemente feliz y vas a tocar pasta.
-Es todo lo que quería escuchar. Gracias Richie.

Esta llamada me ha dejado tranquilo. La Clase Creativa me ha recibido con el pompis abierto estos últimos y espléndidos cuatro años, aunque no me acuerde de la mayoría de las cosas que he hecho. Va por ti, gorda. DEJA DE LLAMARME.

Luego he llamado a un gurú de autoayuda. No sabía lo que era la Clase Creativa. Pero me ha dicho.
-Tienes que vivir cada día al máximo, como si fuera el último.
-¿Sobredosis?
-¿? Llámalo como quieras.
-Vale.

Mis propósitos pasan por ponerme unas pinzas en las pestañas y así no dormir nunca y poder trabajar y hacer cosas cada hora del día. Porque ir de fiesta y luego escribir sobre ello es bastante cansado, aunque intente disimularlo.

He llegado a mi ciudad de destino y me espera una semana de locos. Dos reuniones de trabajo a las que pienso ir ciego y con RayBan. Eso es, ¿verdad Richie? Porque de las cuatro horas de reunión quedan más de 100 en las que pienso hacer absolutamente de todo. Incluso aprender a tocar la gaita.

VD
'12

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust