Pre Monegros

Vino blanco a temperatura ambiente y cerveza Estrella Damm fresca. La noche pre-monegros parece aplastar a Jêrome, las pupilas pesan más que su voluntad de mantenerse despierto. Lleva unas 35h sin dormir y, como es normal, no puede con su alma. Subimos a la buhardilla chic de mi casa de campo y colocamos las cosas que necesitamos para pasar la noche: una cama doble, cerveza, vino, los neceséres, porros y tabaco de liar. El Macbook y los altavoces acoplados, un libro de Bukowski, otro de Punk Marketing. Poco más. Suena Boards of Canada y en el exterior la quietud es absoluta. Cualquiera diría que ha estado lloviendo a cántaros. El cielo desapareció sepultado por ráfagas de luz, trompas de agua inundaban la calle que pasa delante de la urbanización. Hemos pasado hasta miedo, hasta que Jêrome, con su intelecto gravemente dañado por la falta de sueño y el consumo de MDMA, ha propuesto salir con el bañador a la calle para gozar del frescor y las caricias del agua helada. En la calle nunca hay tráfico, apenas unos 10 coches al día, con lo que salir medio en bolas a las 11 de la noche no supone ningún problema ni para la moral pública ni para nadie. Saltamos encima de los charcos como si tuvieramos doce años y nos reímos a carcajadas mientras el vino blanco va haciendo su efecto en nuestras mentes.
Se va la luz varias veces, pero siempre regresa como aquel amante que sale a buscar tabaco pero vuelve arrepentido. Me quedo de piedra al ver que en una de las luces de la buhardilla chic, con el suelo de un parquet perfecto color madera de pino otoñal, ha dejado entrar agua. En fin, eso le puede pasar a cualquier paleta paleto.

Que las mujeres fallan es sabido desde que Adam se quedó haciéndose una paja mirando la Eurocopa y Eva se fue por ahí a robar cosas que no debía. Que falle tu compañera de trabajo, alegando responsabilidades laborales extrañas y un largo etc, puede facilitar las cosas. Llamas a todos tus colegas para ver si alguno se apunta a última hora y sí, Jêrome se lanza a la aventura y Valent viene con su novia mañana. Toma esa, compañera de curro.

El Skoda Octavia Combi del año 2000 110cv de mi padre sigue funcionando a la perfección, incluso responde bien ante los acelerones que Jêrome me suplica:

- Por favor, almenos ponlo a 140, en esta carretera no hay ni Dios.
- No sé, no me fío, he visto tantas cosas raras conduciendo…y en la vida ya ni te digo…
- Hay que buscar las cosas raras, en la carretera y en la vida.
- Tienes razón, por eso somos amigos, ¿no?
- Puede ser
- Si no queremos cosas raras, solo tenemos que estudiar economía, currar en un banco e hipotecarnos por el Audi a3 y la casita.
- Tienes razón, dame un cigarro.

He preparado 4 Cds con música compuesta principalmente por artistas de culto de la escena electrónica internacional. Uno de los 4 es una mezcla hecha por mi en casa dos días antes, suena bastante bien.

Cuando iba cogiendo cajas de cerveza del supermercado no creía que nos gastaríamos 83€ . Hemos comprado unas 30 cervezas, 12 botellas, 12 de latas y 6 Heineken con ese color verde que tanto te impulsa a consumir. Lo demás han sido cosas para comer y cosas que los niños comen después de salir del cole. Jêrome ha probado un Activia cereales y ha salido a cagar corriendo los 200 metros lisos en plena olimpìada china.
Imagino varios zurullos impactando en el agua inmaculada de mi retrete color vainilla, el ojete de Jêrome dilatándose por enésima vez, enrojeciendo. Basta, era sólo para comprobar que tal iba en detallar situaciones chungas.

Ahora suena Lali Puna. Monegros está más cerca. Jêrome duerme como un angelito. La tempestad se fue. Bebo una Budweiser (si, también h

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust