Por qué me gusta The Objective mucho más que la prensa oldschool

Estoy harto, saturado y podrido de tanta merca mediática que supuestamente tengo que tragarme si quiero tener conversaciones de segunda con los colegas, conductores de autobús o mis amantes de tarde, en un parque público y bajo la atenta mirada de la tercera edad, aburrida ya por no tener obras que mirar. Hace tiempo que colgué las botas para estar al día mediáticamente, es una cuestión de salud mental. Es decir, prefiero maltratar mi cuerpo por otros derroteros mucho más placenteros, y dejar que el sensacionalismo y la prensa rancia haga su camino, más bien renqueando y mareando la perdiz. Pero,  desde que recibí la noticia del nacimiento de The Objective, algo ha cambiado en este sentido, y trataré de ser bien simple al explicar por qué. Igual que ellos, tal para cual. 
1. Una imagen, y punto. Pero que sea brutal.
The Objective selecciona, contrariamente a la prensa oldschool, muy pocas fotos pero de una calidad potente y con un sentido concreto. Las imágenes van acompañadas de un sucinto pie de foto. Con este gesto de curator (sabemos que has visto mil fotos de mierda en todo el día, nosotros queremos que veas esta en concreto) revalorizan salvajemente el trabajo del fotógrafo, que no es ni un cazador de virilidad catre ni tampoco un tío que curra para adornar las notas de prensa.
2. Opinión, sí, pero selecta y sin ambages.


Alguien tiene que interpretar lo que está pasando, pero sin hacernos perder el tiempo y sin meternos su truño de ideología en formato 'objetivo' —valga la paradoja—. The Objective tiene una sección simple y directa de gente de pro que suelta sus ideas de manera directa y concreta, evitando pajas mentales y pérdidas de tiempo demasiado habituales.
3. Redes, todo el rato.
Las redes sociales no las conciben como un mero widget incorporado en la web. Ahí tenemos las columnas de Twitter y Facebook bien claras, para seguir la última actualización de lo que ellos tratan.
Foto+Redes+Opinión.
Sinceramente, no necesito nada más, y agradezco a las mentes que hay detrás de esto el haberme facilitado mi consumo mediático con tanta lucidez, mesura y criterio.
(este post NO ha sido patrocinado directa ni indirectamente por The Objective —faltaría más, yo solo me vendo al gran capital y el resto lo realizo por sincera filantropía—. Es un mero reconocimiento al trabajo periodístico bien hecho y a machete).
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust