Pero cómo... ¡¿que todavía no tenéis Lady Grecia en la sección de autoayuda?! ¡¿eh?!

Lady-Grecia-Libro.jpg

Intento explicárselo mejor al dependiente de la Fnak con un puñetazo en la sien. —Vamos a ver, tú, moderando de los cojones. Que tienes ya tus casi cuarenta y andas aquí con el pin poppy de turno, esas gafas tan 2007, y esa barba hipsterwannabe insoportable. Entiendo que os estéis yendo a la mierda porque nadie compra música ni DVD's. JAJA. Esas cosas redondas que brillan y demasiado pequeñas para hacerte una buena clencha. Y lo habéis intentado con el merchandising. Porque el rollo de vender cámaras tropcientasmil veces más caras que MercaMarket y el Wuorteng os ha salido como el culo.

Apoyo las manos en el mostrador. Me coloco bien las RayBan, tras el puñetazo me han caído hacia adelante, como las abuelas lectoras de las pelis de Hollywood. Estoy haciendo una cola de clientes detrás que espanta.

—Lo siento, tío. No sé de qué me hablas...¿Lady Qué? —el dependiente intenta incorporarse mientras otro dependiente con pintas parecidas pero incluso de 50 años acude en su ayuda. —Nada, pues aquí tu colega, que ni puta idea del libro más importante del año. —¿El de Ildefonso Falcones? —El de Ildefonso TusCojones, ¿no te parece? —tomo aire, tengo que ubicarles un poco, van más perdidos que Shakira en la sección de Ópera—Me han dicho los capos de la editorial que han hecho pósters promocionales con la portada del libro y una chica desnuda, muy maja, para vender muy fuerte. Y otra portada en la que salgo de espaldas vestido de Michael Jackson. —Estás loco. Anda, pírate o llamo a seguridad. No tenemos esto que dices. —Llama a seguridad, anda, ya vas tardando.

El cliente siempre tiene la razón
BlogVanity Dust