Pajolo Correlo

Lefemia es una mujer con carácter, tiene un blog de variedades autoayudistas de lo más interesante y deep feeling, por ahí el 2024 os adjuntaré el link para que podáis gozar de las fotos de orangutanes y niños que se tiran por un tobogán futurista.

Lefemia tienen algunos problemas en su vida, pero no quiero entrar en ellos, ya que para ello cuenta con los antidepresivos. Escribe mal los comentarios y con insultos barrio bajeros, supongo que es bastante pobre, a nivel intelectual y económico.

Sí, amigos, me llamo Pajolo Correlo y escribo libros de crecimiento personal y me molesta sobremanera que los lectores no entiendan mi trabajo.

Suelo escribir libros que compran tanto chicas sin pelos en el coño como mujeres en plena menopausia. Doy ganas de vivir. Evidentemente, la idea de todo ello es ganar pasta rebajando el mensaje de textos clásicos de la literatura universal y ponerlos al nivel del ceporrismo vigente. Por ejemplo, mensajes como "vive hoy como si fuera el último día de tu vida", o "el camino está en tu interior". Lo segundo que quiero conseguir es follar, normalmente a las madres de las chicas sin pelos en el coño o a las hijas de las mujeres con menopausia. No me puedo quejar, la mayoría están bastante necesitadas de autoafirmación y una polla tan erudita no les sienta mal. Algunas dejan que me corra en su boca y hasta una cerdilla se ha permitido el lujo de decirme "ahora lo mejor tuyo está en mi interior". Tuve que reprimirme por no ir a vomitar al baño.

Tardo unos dos meses en escribir un libro. Escribo algunas ideas, las paso a mi co-editor y él se encarga de que otros pringaos lo terminen, revisen y produzcan.
Me importa una mierda la literatura, es un mero medio para jugar con la gente. El deporte, los videojueos, Pajolo Correlo; todos formamos parte de la comercialización de la alienación socialmente aceptada (no como las drogas duras, qué pena).

Me siento un tipo vulgar, sucio, pedante y cerdo. ¿pero a quién coño tengo que rendirle cuentas?. Estamos en plena decadencia, y no seré yo quién se ponga manos a la obra para salir del nauseabundo pozo contemporáneo. Mis cuentos para border-lines necesitados de metáforas coloridas son lo mejor que puedo dar de mi.
Adoro el hundimiento occidental, todo es más fácil. La moral ha sucumbido a los embistes de la modernidad y las monstercocks y los glory holes reinan junto a Grand Theft Auto y Paris Hilton.

No quiero quedarme fuera del espectáculo, ni mucho menos dejar de firmar libros esquizoides como mi último fuck-seller "La mariposa y el tobogán de la felicidad".

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust