Paco Paguo

Las siglas PP son conocidas en este país por representar a un partido político serio, justo, limpio y de ideales dignamente liberales.
Una escasa minoría, puede que solo algunos privilegiados, puede darle un uso distinto a las siglas PP; adentrarse en el mundo de PP es abordar una personalidad emblemática, que marca la diferencia entre el gentío, que acompaña a los corazones solitarios con su ingenio y locuacidad.

PP es Paco Paguo.

Paco Paguo tiene 17 años. Se levanta cada día sobre las 7:10 minutos. Ahora, con la llegada del calor, elige-hace dos meses que ya no lo hace su madre- unas bermudas de color verde por debajo de las rodillas, una camiseta blanca con un logotipo poco comprensible y unas bambas todavía por calificar; unos calcetines de un color que no tiene nada que ver con el resto ponen la guinda a este inicio mañanero. Desayuna Kellogs sabor a chocolate mientras mira concentrado los mini juegos de la contra de la caja, siguiendo mentalmente el laberinto a recorrer para salvar al mono, la mascota de la marca. Nunca encuentra la salida y llega a pensar que está trucada, que a él le tocó una edición limitada a prueba de eminencias.

Cuando va hacia el colegio pasa un mal trago. No es que no esté contento en clase, ni que sus compañeros se rían de él-está convencido que no es así- lo que pasa es que le duele la espalda.
Paco Paguo es todo un creador y siempre va cargado con un portentoso saco de patatas transformado en mochila, lleno de libretas con el juego que exprime sus dotadas neuronas, EL PAGUO.

Paco vive el Paguo, Paco es el Paguo. Es un juego hecho a su medida, que Dios puso en sus manos para completar el sentido de la existencia del hombre. Si Eva vino a Adán, Paguo vino a Paco.

Poco le importa que sus compañeros lo rehuyan, que cuando cruza los pasillos sientiedo como su pelambrera pelirroja ondea con perfección, la gente se esconda. Cuando saca su libreta de Paguos, su entorno se estremece, algunos no pueden contener la risa, otros preparan sus bates de beisbol, las chicas se acercan emocionadas para ver como el mini paquete de PP se abulta al estilo amateur ante la mínima atención que le profesan.

Paco Paguo suele mirar la televisión, pero no cualquier programa. ¿un programa de debate acerca del porvenir que le queda al posmodernismo? ¿un encuentro de premios Nobel reunidos para debatir acerca de las salidas a la maldita crisis?. Os he pillado, estos programas no se emiten en la televisión. Poco le importa a PP. El es un adicto al Password.

Password es un progama al estilo pasalabra. Los concursantes deben explicar a otro concursante, mediante asociación de ideas, una palabra que este tiene que adivinar en un período de tiempo determinado.

Paco Paguo sueña. En realidad, tiene dos sueños y luego otro que es una síntesis de los dos.
Le gustan las mujeres y sabe que es un conquistador. Poco importa su barriga incipiente, sus pecas entremezcladas con un acné que ya dura demasiado. Tiene talento y es exótico, es pelirrojo. Todos nos lo hemos pasado bien buscando pelirrojas en Youporn, pero creo que dentro del colectivo español femenino el pelirrojismo-zanahoria-acné-barriguita-pantalones-de-mierda no goza del éxito que PP considera más que justificado.
Es inteligente, no sólo tiene una media de 7 sino que cada día arrastra un saco de patatas lleno de libros Paguo, como los futbolistas brasileños que tenían que caminar sin zapatos 20km para ir a la cancha más cercana. ¿Qué es "Paguo"?, es su forma de pronunciar "Password", ¿aún hay algún desconfiado que tiene dudas acerca de su futuro máster de medicina en Cambridge?.

Paco Paguo sueña; la chica nueva de la clase de este año, que cayó del cielo como un relámpago, con un estruendo en su corazón y un destello del que sigue sin recuperarse. La chica posee un estilo que él jamás había visto personificado. No entiende cómo puede haber tiendas dónde vendan las ropas que lleva. Sus modelitos, vestidos, pantalones, bufandas, camisetas, tacones. ¿y esos colores que se pone en las uñas, en los labios?. Magia, se responde Paguo, es todo magia.

Y Paco Paguo sigue con la ardua tarea de la conquista que, pese a la cruda realidad, no quiere ni escuchar la palabra desistimiento. Es un luchador, es un Paguo Man.

El tiene su propia realidad, el poder del Paguoismo. Adivinar una palabra no es cualquier cosa. El no sólo las adivina- jugando con su abuelaque es la única que le sigue el juego pero tiene alzheimer,vaya-, Paco Paguo también las crea.
Ahí entra su segundo sueño. PP apareciendo en los créditos del programa como guionista y productor en hora de máxima audiencia.
Con los dos factores, Paguo y chica, nace la sublime mezcla de ilusiones que PP vive 24h/365d.
Se imagina algo así: recién licenciado en medicina, casi como por hobby, mirando en un televisor de pantalla plana de 42"-mierda, no me acordaba, las pulgadas son para aficionados- del bracito de su mujer, la chica nueva, l'enfant terrible del deseo irrefrenable y la diva de la pasión y la belleza perversa, tomando un vaso de Cola-Cao.

Paco Paguo, cuando llega al colegio la busca, la encuentra, le brillan los ojos y se pone rojo como un tomate. Ella, con mejores cosas que hacer, finge sorpresa, aparta la vista y le pregunta compasivamente.

-¿qué quieres Paco?
-Hacer un paguo.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust