On the way to FAG

El título de esta entrada tiene el juego de palabras conscientemente añadido. En este momento me hallo en el loft de Palma de Mallorca de FAG, mañana es su aniversario. He dejado la península bajo los brazos metálicos de Clickair-algo decepcionado por lo poco tetudas que eran las azafatas- para ofrecer mis encantos como regalo de cumpleaños a mi querido amigo. Evidentemente le ha causado honda sorpresa, mas ha reconocido que "joder, ya podrías ser una rubia de metro ochenta". Entre amigos, saber que prefieres cualquier coño del Este a la grata compañía de un ser querido, es algo que se da por hecho. Primero los coños, después los amigos. Mejor aun: primero los coños y luego el cuaderno de notas para poder escribir sobre ellos. Después, el dinero, acto seguido el profundo deseo de una Tercera Guerra Mundial. Quizá, al fin, en una sucia barra de bar bajo el manto de humo de decenas de cigarros mal apagados, emulando a Bukowski con voz ronca, los amigos.

Sí, cómo no, hemos visitado algunas librerías y no he podido evitar comprar-me pasa lo mismo en cualquier tienda de más de 40m2- un libro de Vicente Muñoz Álvarez "Los que vienen detrás y otros relatos". Aprovecho para recomendaros el libro, y para mandarle un afectuoso y resacoso saludo, por la cordial relación colaborativa que mantenemos en Hank Over. FAG me enseña un relato poético que ha preparado para un concurso, esperando ganar la pasta que dan para fundírselo comprando barriles Brent-le ha convencido mi acalorada explicación acerca de lo divertido que es comprar barriles de petróleo-. El relato está bien, como la mayoría de sus trabajos. FAG ha hecho los prólogos de los primeros libros que he editado a modo de home best-seller, "Vanidad Contemporánea" y "Destellos y Disfunciones". Para agradecérselo, le pagué más dinero que la pasta que generó la primera edición de Los hombres que se corrían en las mujeres. Para la segunda edición, le pagué mucho más, tanto como el best seller Los travestís que se vestían de mujeres. Gran éxito, sin duda.

Pasan los años, nos hacemos viejos-también más ricos y cabrones y desgraciados-, este es el motivo que me lleva a estar en Palma: recordarle a FAG que tiene menos tiempo para alcanzar la inmortalidad canónica. Me mira sorprendido, queriendo decir que ya la ha conquistado, y le recuerdo que no me refiero a la inmortalidad canónica de flatulencias, sino la literaria, joder.
Porque sí, escribimos como cabrones, dándole vueltas día y noche a nuestras bizarras vidas, relaciones, intersecciones y coincidencias, para plasmarlo con rabia y furia-e intentos vanos de elegancia- en nuestros entramados cibernéticos.

Mientras este momento no llega, y todos a una clamamos por disfrutar escribiendo y joder jodiendo, apoyándonos unos a otros y luchando por marcar nuestro espacio en la blogosfera-mola llamarla underground, pero sabemos que ,desde que Eduardo Punset tiene un blog, el término underground ya no vale- felicito a FAG desde mi humilde posición de compañero vital.

Feliz Cumple[ano]s.

Vanity

Junio2009

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust