On the bus. Live from my iPhone.

Los autocares comarcales de Catalunya son el esperpento con ruedas. Escasean las personas normales, de aquellas con las que puedes, como mínimo, compartir algún tipo de espacio público-en el caso de ser inevitable. Gente mayor, con cara de madre de Tony Soprano, que desconfía del conductor al mismo tiempo que le meten la chapa para entretenerse. Luego viejas que hablan solas, se levantan y se caen al pasillo por si algún joven educado las quiere ayudar a levantarse, y así sentirse cercanas físicamente a alguien tras décadas de abrazar mármoles y camillas.

Luego tenemos a los jóvenes deportistas. Los que pueden hacerte preguntar a ti mismo según qué cosas,-si tienes la desgracia de no estar de resaca-. Tipo: mientras este enfermo deportista (reduancia) dormía, en una tienda de campaña, respirando aire puro bajo las estrellas, yo estaba rodeado de flashes chungos y fumando de todo, hasta hierba del recinto. Mientras yo llegaba a casa to ciego y to loco este pavo se levantaba para ir a hacer cayak o alguna movida por el estilo. Seguro que una actividad nuy sana y socialmente en la cumbre de consideraciones del culto al cuerpo, mente y consumo responsable. Mientras mis pulmones montaban una macro rave de proporciones dantestas, este muchacho y sus colegas desayunaban zumo de naranja natural con galletas de fibra.

El resto del bus duerme. El paisaje es arisco pero verde. El festival estuvo bien. La actitud comercial era la buena: buen line-up desconocido, campo y aire puro, gratis, gente con todas las pintas, logo currado y demás. Habría que regresar. Sí, lo veo.
Están lejos del Sónar, pero no por tanto tiempo.

Hecha esta necesaria incursión en mi faceta como observador pasivo, voy a dar sustitos a las viejas. Señora, ¿No ha escuchado por el altavoz que nos ha petado una rueda? Pónganse unas clenchas de gelocatil para bajar nervios.

Difundir sorpresa y rechazo, y escuchar a Digitalism en el Mercphone.
Qué gran deporte en un autobús en vías de podredumbre. Conocer sus gentes, interactuar. ¡Boh!

Tierno todo, sí.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust