Nuevo Karma

Estos señores tienen el nuevo karma y tocan el trombón
Un grupo de filósofos lo acaba de petar. Son tres. Dos chicos y el miembro viril de uno de ellos, que es tan grande que tiene DNI propio. Y se lo enrolla en la cintura. Y son budistas. Fuman crack en las esquinas del Borne de Barcelona y meditan desnudos en la Barceloneta ante los abucheos de transeúntes mañaneros cristianos y jubilados. Luego viene la Guardia Urbana pero el tercer miembro se desenrolla, saca una máquina de afeitar y les rapa a los urbanos los bigotes algo derechistas, y las fuerzas del orden se marchan. No sin antes amenazar con un "esto no va a quedar así, pichasbravas".
Pero esto no es más que un detalle para comenzar el artículo. Que no deja de ser relevante, puesto que un miembro viril con DNI no es algo que pase cada día. Como apuntaba, son filósofos. Y creen que estamos en decadencia. Para llegar a esta conclusión han leído a Sloterdijk, los folletos del Carrefour -las excesivas ofertas de barbacoas dan a entender que a día de hoy aún vivimos por encima de nuestras posibilidades-, Steiner y Lyotard (con algunas décadas de retraso, pero no pasa nada, cada uno descubre las cosas a su tiempo). Según algunos pensadores en el paro -por algo será-, la decadencia es caer. Es un proceso doloroso, afirman. Ante ello, hay dos posibilidades, caer disfrutando de las vistas y meterse un tortazo madre, o bien tratar de no caer. Los filósofos del nuevo karma no solo no quieren caer, sino que han decidido meditar lisérgicamente para levitar encima de la mierda. Y ahora nos presentan el nuevo karma.
"El nuevo karma es como el viejo pero nuevo, básicamente porque lo decimos nosotros. El karma viejo es el decadente, el karma nuevo es sano, y te convierte en una estrella de lo que decidas hacer. Por ejemplo, en una estrella del rock. Si antes tocabas mal la guitarra, ahora, meditando un poco, con una buena pipa de opio, haces unos solos a lo Jimi Hendrix". Al ser preguntado, el miembro viril responde "No es propiamente una filosofía panfletista parecida a la de Paulo Cohelo, es mucho mejor, porque lo decimos nosotros". 
Probé el nuevo karma. Quedé con ellos y fumé opio. No sentí nada. Pero mi mente se fragmentó en cuatro partes. Una que pensaba cómo ligar más y mejor, la segunda en cuál es el límite de velocidad de una lancha de mafiosos. En tercer lugar, en cuantos salpicadores de coches se han hecho rayas en las películas. En último lugar, en si me ponen más los culots o los tangas de las chonis.
Visto esto, comprendí que el nuevo karma mola, y también enrollé mi miembro en la cintura y fui a la jefatura de policía para pedir un DNI a mi pequeña.

Este post ha sido, a pocas horas de su publicación, calificado por la (a)crítica como "Un gran homenaje a Los vagabundos del Dharma". El autor, Vanity Dust, está muy contento con esta calificación que no considera "para nada" desafortunada y que, al contrario, ofrece su miembro enrollado para entrevistas a la prensa objetiva y cultural.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust