Noche por el centro. Aproximación poética

Foto-10-03-12-06-16-40.jpg
Así terminan algunas noches. Por suerte.
Dust. Pierdo la cuenta de las birras y hablamos de Montreal y la Sorbonne. Amistades que se alargan como una rave sin redadas. Karaoke y ronda de risas mixtas. Dos nórdicas en el bar. Siempre hay nórdicas en el Born. Es como la birra Estrella, están siempre que las necesitas. Pero a lo escote sensible y turístico, y esta noche hay más y mejores cosas que hacer. En los servicios, por ejemplo. Y también gramos y gramos de tabaco de liar y camarero jefe gordo, que sube el precio de la copa cuando se hija tetuda se queda dormida en la barra.
Damos con la solución a los masajes y las treinta personas graban cómo todo podría haber ocurrido de otra manera. Más o menos. O casi igual. Y también cerramos el trayecto en taxi al club posterior. Pero antes, bañarnos como si nada en la playa. Desnudos y para qué más. Así me baja el ciego, más o menos. Luego caminamos hasta un yate que no nos espera y las birras en proa sientan dulces y sonrisas a lo advertising age.
La noche avanza con un DJ poco lúcido y bastante comercial. Una mezcla de hits seudoindie con temas de disco de 14 años. Esa mezcla que consigue que la gente que no tiene mucho que pedirle a la vida salga satisfecha.
Al salir, 6 a.m. Antes de buscar el after. Joder, una fiesta con tambores en la plaza. A lo salvaje. Decenas de manos golpeando carritos de basura. Anarquía festiva. Nada que celebrar, todo por hacer. Liarla es el pretexto. Es decir, no hay pretexto. Solo ganas de hacer el simio. Total, es inofensivo, de alguna manera hay que bajar la droga. Qué mejor que bailar mientras amanece, a base de birras, tambores-basura y piruletas.
La policía no tarda en llegar. Con ganas de ostias. Dos coches y un furgón. Qué ganas de sangre, la rave improvisada se deshace sin prisa, con desgana. Aquí no ha pasado nada. Y los polis, pues no habrá sangre. Entonces vamos de after. Una mierda de bar. Sin música, poca droga. Pero mucha gente, caras fundidas. 
Porque hay un día que las siete de la mañana te parece pronto para acostarte.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust