Noche de unánime desenfreno etilizado

Ceno solo en casa. Acto seguido me lanzo a la primera cerveza de la noche, ultimando el set que preparo para la fiesta "estilo Kusturica" en casa de uno de los padres de la revista Inquietos. Le llamaremos Norby, sin motivo alguno. Segunda cerveza, set preparado. Deseo que los hijos de los cabrones de mis vecinos hayan flipado con el ruido de la preparación, especialmente con el tema de apertura, Reckless, de Crystal Castels(tocan en Sónar este año). Preparo un cigarro de liar y salgo con la tercera cerveza a la calle. He elegido mi camisa Fred Perry comprada en Londres el verano pasado, unos pantalonesde pitillo grises Levi's y la boina H&M negra. Me aburro y por eso me visto bien. Es coña, no me aburro casi nunca. Una vez una amante me dijo "eres demasiado inteligente para aburrirte". Tenía las tetas más grandes que he visto jamás, pero lo dejamos.
Al terminar la cerveza veo un coche de policia y no dudo en lanzarles la botella. Impacta en el capó y el coche pierde el control y se estampa contra una tienda de todo a 1€ china. Suelo traficar órganos con ellos, hígados especialmente.
Bajo por una céntrica calle del barrio de Gracia pavoneándome de mi bolsa Technics cargada con vinilos selectos. Le compró a un pakistaní 20 Estrella Damm y casi me besa los pies. Le digo que Alá es grande y me da la razón. Cruzo una plaza buscando la dirección y veo la luna mandando en la oscuridad y aúllo. La gente aprueba mi grito de liberación y brinda a mi salud.
Llego a la casa. Hay un cartel en la entrada "queridos vecinos, hoy hay una fiesta en el ático, rogamos que entiendan que no podrán dormir, somos jóvenes y tenemos drogas, están invitados".Norby.
Entro en el piso y saludo a una chica con rastas que sonríe. Le quedan bien y las lleva limpias, así que decido darle dos besos. Mi amigo se encuentra en los platos y le saludo efusivamente, calculo que hay unas 20 personas. Por ser las 12 la cosa pinta bien. El piso tiene un aforo de 40 personas.
Me pasan un canuto y doy unas caladas gentiles. Abro la nevera y está a reventar de latas de cerveza y botellas de whisky.
El sistema de sonido deja poco que desear. Tiene dos platos y un portátil conectados a Traktor Scracth, un programa que permite pinchar en dos vinilos maestros todos los temas del ordenador en mp3. Llega más gente, de entre ellas 3 chicas erasmus que me dan conversación. Una rubia alta y arreglada me explica que su compañero de piso trabaja en TV3 y que cuenta cuantas personas hay sin techo en BCN. Unas 2000, dice. Pienso que es gente suficiente para ocupar un Media Markeet y quemarlo, para después cargarnos un par de Fuckbucks, el café de mierda. Lo que ocurre es que a esta gente hay que pagarle con vino y nicotina, y no sé si me apetece hacer de hermana de la caridad. Saludo a Sinnec, colaborador y co-fundador de Inquietos. Tiene la gran frase preparada "¡Se agradece!", que la usa para todo. ¿tienes un piti? ¡Se agradece!. Algo así como el "Hay apenas" del protagonista de "Las leyes de la atracción" de Easton Ellis.
Entra un tipo con una cresta verde a distribuir speed y coca. Le compro un par de gramos y me regala un tercero, con tal de que escriba en Vanity Dust que es de puta madre. Así que lo digo ahora" el punk con cresta es de puta madre, su coca también".
El ambiente se caldea, el techo desplegable del comedor-algo así como el VW Eos que cuesta unos 35.000€- muestra de nuevo la luna, ahora centrada y tintando nuestros rostros de un resplandor prometedor. Fumo algunos cigarros más y bailo con una chica, el rollo actual de Norby, una despampanante rubia que se mueve como por control remoto desde el olimpo y que es diseñadora de moda, bailarina de la danza del vientre y accionista de Repsol.
En la sala hay unas 20 personas. Los platos y el equipo de sonido están colocados en la cocina, pero no me miréis mal, dan a un ventanal que conecta con el segundo comedor, con lo que el contacto visual DJ-público está asegurado.
Considero que es el momento adecuado para pinchar. Son las 2:30, la hora a la que Ellen Allien siempre acude a satisfacer a sus fieles.
Me situo en los platos y rezo para que haya gente techno-budista, que son los que mejor conectan con mi proyección musical. Ni más ni menos, me reciben con escepticismo para pasar a una aprobación general y acto seguido a un clamor popular. Especialmente cuando suena una versión de kids de MGMT.
Aparece FAG con sus 195cm y sus piercings y su áurea de puto amo. Nos abrazamos y comentamos mientras voy cambiando de tema. Me pide mi libro recién auto publicado. No tardo en dárselo, firmado-por supuesto-. Paga meticulosamente los 12€, sabiendo que el arte no se regala pero que igualmente se lo pagaré con una buena cena en algún local posh de la ciudad.Luego se va ya que tiene que acudir a una galería de arte, se trae entremanos algo que me ha explicado varias veces pero que no acabo de entender.
Las erasmus hacen intentos de bailoteo, y algunos energúmenos locales suministran MDMA entre los asistentes. Hay chicas guapas y tíos que pasan de ellas, como debe ser,y a estamos lo suficientemente jodidos como para seguir detrás de tanto escote y tanta historia.
El descontrol es absoulto, hay una catifa de latas de cerveza desde el pasillo, los dos comedores y el baño. Las habitaciones, por precaución, están cerradas y solo se usan para follar.

Un temazo anticuado de Miss Kittin "Frank Sinatra is dead", contribuye a que el misticismo decadente se expanda por entre los que quedan, a las 5 de la mañana, contoneando sus cuerpos.
Sinnec baila como nunca y grita "¡Se agradece!". Sinnec es un licenciado en sociología, y ahora está en economía conmigo, digamos que es bastante inteligente, como 1,7 veces más que yo.
Entran dos chicas más con minifalda venidas de la calle puestas de Speed, se integran como si nada entre el griterío general. Tengo la vista desenfocada y pincho como un loco, dando saltos. Huele a gas así que miro los fogones y, efectivamente, está saliendo a chorro. Lo cierro y abro la ventana, a los 2 minutos enciendo un cigarro para comprobar si mi reencarnación ha sido correcta y no debo morir todavía. No pasa nada.
Cerca de las 6 quedan 25 personas ojerosas, sucias, borrachas, ebrias y perturbadas. Viene un compañero que ha estado en Berlín y se considera "curtido" en todo lo relacionado con el techno y me comenta que la policia está llamando a la puerta. Luego me explica que un Dj conocido llamado "Shah Funk*" se intentó tirar a una amiga suya y los llevó en taxi al Panorama, mejor club de Berlín.
Llamamos a la puerta de la habitación de Norby y sale completamente desnudo, con la tranca a medio gas-estaba follando- y pregunta de buen humor que ocurre. Tienes a los perros en la puerta. Ah, bueno, decidles que pasen y que ayuden a recoger. Todos nos reímos. Norby camina hacia la puerta. "Mirad, cretinos, esto ya no es una fiesta, es un puto after y lo estamos pasando de puta madre, como podéis ver, ellos bailan y yo follo, os doy la tarjeta de mi abogado y os apañáis con él, queda claro?". Cierra la puerta en sus narices y todos le adoramos. El regresa desnudo a la habitación y sigue follando. Nosotros seguimos bailando, hasta que la Luna termina su jornada de trabajo y sale el sol para derrumbar nuestros demacrados rostros.

* El nombre del DJ alemnán no es Shah Funk, lo he modificado ligeramente para ocultar su identidad real, ya que me cae bien.

Tengo nuevo dominio para conquistar el mundo www.vanitydust.com

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust