No me calientes la cabeza

Tratar con personas sabias no ocurre todos los días, y hablar de chicas con personas sabias menos. Uno de mis múltiples médicos me ha dado una clave crucial para con las mujeres. Hablándole de las mujeres que se encuentran a mi alrededor, ha parafraseado a un amigo suyo:

"Quiero una mujer que me caliente los pies, y no la cabeza". Lo mismo podría aplicarse a un hombre, claro. Perderse en la búsqueda de esa bella y culta mujer atenta, sensual, presumida y sofisticada que nos obsequia con noches de amor y locura y con propuestas irresistibles, es como pretender tomar el tren con Renfe de Barcelona a Blanes y llegar con 10min de antelación. O que un día que juega el Barça no escuches gritar a tus vecinos. 
Remitámonos a un par de tópicos: que el ser ideal no existe y que muchas veces nos fijamos en la persona equivocada. (Sé que me estás leyendo posible mujer de mi vida, vamos, ¡déjame un comentario culto, ocurrente y sofisticado!)
Mujeres, Mujeres...
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust