New Wave Touareg en la fundación blanqueadora de dinero

En época de exámenes lo mejor para estudiar es mezclar el Red Bull con la cocaína, a ser posible de Colombia. Si para asegurar su denominación de origen es necesario ir a Colombia en un Concorde descatalogado, debe procederse. Quizá algún lector avezado puede pensar que la cocaína y el Red Bull retumbando juntos en el sistema nervioso pueden generar uno o varios ataques al corazón. Es cierto, puede pasar, por eso es una técnica para estudiantes experimentados. Mas no hay que preocuparse, en caso de nerviosismo truculento (maltratar a la bibliotecaria, quemar libros de marketing, manosear a las chicas adineradas o escupir a las malvestidas) se puede recurrir al opio intravenoso, un sedante de lo más renovador. Si por alguna razón nos despertamos en el hospital, lo único importante es pedirle al viejo con alzheimer sentado en la cama de al lado que baje la tele para que podamos seguir estudiando y convirtiéndonos en gente madura, inteligente, moderada y responsable para llevar este trozo de continente periférico y prescindible (por desgracia ya no tenemos colonias) llamado España.

En este momento me hallo en la biblioteca privada de la fundación del padre de un amigo. Evidentemente, la fundación se creó con el fin de de desviar fondos y blanquear dinero. Como todas, incluyendo la Fundación Pene Erecto de Truñofónica o la Árboles Verdes de Völkswajjen. Quedan pocas cosas nuevas por hacer en este sobreusado planeta. La biblioteca consta de 59 plazas, de las cuales 34 están ocupadas, de las cuales 32 las ocupan chicas en sujetador de edades comprendidas entre los 18 y 25 años y las otras 2 son para mí y para todos mis utensilios tales como iPhone, iOpio, iNitetzsche, iApuntes e iEtc. Mi amigo no está. Cuando está en la clínica de desintoxicación me deja las llaves y autoriza mi huella dactilar al hombre de seguridad.
No hace falta que os cuente que mientras esta Fundación blanquea dinero día a día, yo estudio y mi pene va siendo lamido y absorbido con empeño y sumisión por las 32 chicas que estudian en ropa interior. Va en serio, están estudiando, intentan ser algo en la vida. Normales, supongo. Es decir, quieren trabajar como cualquier otra. Pero lo tienen todo en contra, están demasiado buenas para cumplir con tareas normales. Matsushka, por ejemplo, está teniendo problemas por querer ser veterinaria y ganar sólo 1.800€ al mes. Cada vez que sale de fiesta llega a casa con 4 tarjetas de publicistas y directores y demás sucedáneos descafeinados que le ofrecen pasta y fama. Ella sigue estudiando veterinaria, pero todos (vosotros también) sabemos que acabará haciendo desfiles y, por allá los 40, se hará un lífting pagado al contado para reducirse arrugas en la comisura de los ojos. Como extrsueldo ya trabaja en cosas parecidas, como acompañar mis horas de estudio en sujetador junto a 31 amiguitas, algunas gratis, otras no. Alternar es sinónimo de multiservicio cualitativo.

Saco los apuntes de Historia de la Literatura y de Cultura Contemporánea. Recito en voz alta a mi público cocksucker unos versos de Foucault acerca de su concepción de cultura, relacionada con el desarrollo del sistema de control hasta sus últimas consecuencias: inventos tan necesarios como las prisiones y los manicomios (¿Dónde pasaríamos sino los escritores como Beigbeder y un servidor las vacaciones para pasar desapercibidos?).

Comienzo el estudio con dos rayas en las nalgas de la prometedora Kustova Nicolkska y llamo a la Sociedad de Imbéciles Autistas y Facinerosos que protegen a los supuestos Autorzuelos de productos fecales.

-Hola, ¿Hay algún hijo de puta con el que pueda hablar?
-Por supuesto-responde un chico con acento barriobajero-, Aquí lo somos todos.
-Perfecto, usted mismo, ¿Sabe que son una panda de Jesuses Giles y Giles en versión cultureta que no se enteran de nada y que están cavando su propia tumba?
-Sí, lo sabemos, recibimos muchas llamadas de apoyo como lo suya, estamos muy agradecidos. Si desea mantenerse a la espera, tiene que pagar por los derechos de la canción de Beethoven que le vamos a poner.
Cuelgo, enciendo un cigarro liado aplicadamente por el niño brasileño que me lía los cigarros.

Pienso en un espacio diáfano, amplio, limpio, virgen. Es mi mente en estado kármico, con cuatro muebles Armani Home. Voy colocando autores y conceptos.

Hipermornidad-Lipovetsky.
Ultramodernidad-Marina.
Turbomodernidad-Giddens.
Sociedad Digital-Sartori.
La sociedad de la estupidez (mi preferida)-Glucksman.

Sigo amueblando intelectualmente el espacio y también pongo una mulata y la siento en el sofá, en el centro del espacio diáfano y kármico.

2 rayas concéntricas más en los senos de Dianne Choolsa.
2 millones de euros se han blanqueado a día de hoy en la Fundación del padre de mi amigo, la misma que me proporciona placer y aprobados.
Nota: también tiene parking, ideal para el camello que acabo de importar de Marruecos siguiendo la new wave Touareg.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust