Negro casi muerte

azul-casi-transparente.jpg

Hay un libro que se llama "Azul casi transparente" y una película con el título "Azul oscuro casi negro". Los colores se asocian con cierta facilidad a un estado anímico. "He tenido un día negro", "la vida es de color de rosa", rojo pasión, etc.

El color negro nos adentra en lo más recóndito de nuestra alma, de nuestro jardín abandonado, con árboles decrépitos y hierba consumida por insectos inmortales. Cuando todo se vuelve negro, caemos dentro del pozo vacío. La claustrofobia nos separa de los demás colores, nos ata a su silla metálica, con manillas que constriñen nuestras muñecas y limitan nuestros movimientos hasta dejarnos quietos, ansiosos, cabizbajos, medio muertos. El color negro no tolera ningún matiz, su valor absoluto se postra por encima de cualquier esperanza, ilusión. Es una realidad terriblemente real; puede nacer de la fantasía, del miedo, de nuestra imaginación, mas una vez aparece, arrasa como un torrente todo tipo de infraestructura que sostiene nuestra realidad. Cae la base, luego las columnas y, finalmente, el tejado. Atrapados entre los escombros, el negro nos insta a seguir ahí, a desistir, a renunciar. El color negro no habla, se dirige a nosotros con susurros, voces confusas y guturales, que transmiten a nuestra alma amenazas y violencia incondicional. Hipnotizada, ésta cede a cualquier enfrentamiento, lucha o resistencia. Es la derrota, la deserción. Es la victoria del color negro.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust