Muerte

-Mira madlito hijo de puta, te lo diré en una frase más larga de lo que tus putas neuronas deformes pueden procesar. Te voy a rebentar, vas a sufrir. Te voy a joder bien. Vivir con los brazos amputados no es una cosa que a la mayoría le apetezca, aunque con el cerebro que tienes ya debe ser bastante jodido. Si no la tienes es porque no te la mereces, lo siento. No, hijo de puta, no lo siento, es lo que te mereces. Y mucho más. Metería en tus ojos un par de cuchillos, para que no pudieras verla más. Te arrancaría los cojones y los colgaría delante de mi casa, como bandera. Hijo de puta. Me cago en tu puta madre de mierda. Una jodida perra con las tetas operadas, a punto de sumirse en la decadencia más absoluta. Y tu, ¿Qué haces con tu vida?. Maldito cabrón, estás acabado y por eso intentas joder a los demás. Me da igual, nunca harás nada en tu vida, nunca lo harás. Y menos conmigo delante, apenas podrás moverte, recordar quién coño eres. No eres nada, puta escoria miserable. Una jodida peste negra, una anomalía típica de esta sociedad, que te hace andar perdido, desorientado. No me das pena, más bien siento una indiferencia y un odio que multiplica mis ganas de meterte una paliza. Para que no puedas andar más, ni ir tocando los cojones. Tu único puto salario será el de invalidez. Puta escoria, desgraciado. Mis ojos gozarían viéndote consumir por el fuego, gasolina dentro de tus venas de sangre de mierda; sangre sucia. Desgraciado. Eres un maladito cerdo, un puto niño ocioso que no tiene nada mejor que hacer que deambular sin rumbo, buscando un objetivo que nunca alcanzarás. Vas intentando vengarte porque en el fondo eres un impotente. Malcriado, imbécil, colgaría tus pies en el comedor de mi casa, y dejaría que mi perro los lamiera y luego se los comiera; posiblemente vomitaría. Mi perro tiene buen gusto. Yo tengo buen gusto cuando se trata de dar palizas a colgados como tu. ¿Me sigues hasta aquí?. Seleccionaría uno a uno todos los cuchillos de mi cubertería y los iría probando en tu cuerpo apestoso, cortaría venas, dedos, orejas. Te tiraría por un acantilado hasta verte caer y empotrarte contra las rocas. Ver tus sesos esparcidos sería uno de los placeres más grandes que la vida podría regalarme. ¿Sabes como prende un cuerpo con gasolina?. Quedarías reducido a cenizas, y luego mearía encima de ellas, cabrón. Meter tu cabeza dentro de un retrete y presionar tu cabeza hasta el fondo, sin tregua. Te raparía la cabeza. Te haría andar desnudo por la calle y te lapidaría. No me jodas más, saldrás perdiendo. No creo que te gusten los bates de béisbol, especialmente si te dejan sin dientes y con los labios petados. Tu sangre corre por todo tu cuerpo, apenas sientes nada, bienvenido a la muerte, pringao.
Como ves, tu nefasta inteligencia se ha perdido hace rato, no puedes leer tanto y ni mucho menos imaginar lo que realmente voy a hacer contigo. Sufrir es poco, te desharás a gritos y llorarás como una nenaza. Arrancaré tus uñas, las pondre en alcohol y cuando estén desechas las mezclaré con Vodka y las beberás hasta que las arcadas te dejen sin habla. Tus últimas palabras no se entenderán, serán más bien murmullos y remordimientos. Por lo que le has hecho, hijo de puta. Me haré un collar con los huesos de tu columna vertebral, y lo llevaré colgado en el cuello cuando visite a tu família. No llorarán tu muerte, porque les das asco, eres el puto fracaso de la família. Les das pena y se alegrarán que por fin alguien haya terminado con tu puta existencia. Si Dios hubiera creado el hombre, tu no serías más que un virus. Un puto troyano pegajoso, algo que debe ser eliminado sin miramientos. Maldito error. Te mereces morir ahogado en la mierda por lo que has hecho. Púdrete, pero no en el infierno, ahí estarías demasiado cómodo. Mejor en un puto zulo bajo tierra. Perdido, sin nadie a quién hablar, ni nada que hacer. Todo lo que haces es una puta mierda, un fracaso, un error. Eres un virus, una desgracia, una mancha negra que no se quita ni con lejía. Aunque podría deformarte la cara con lejía, eso sí estaría bien, para que no te reconociera ni tu puta madre.

Hijo de puta. Que te quede claro, no eres nadie, ni lo vas a ser nunca. Que te jodan.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust