Moving and shaking your cuerpazo con bicicletas bien gimnastas

Ya sabemos que el deporte no es cosa de escritores, ni tan siquiera de músicos. Y mucho menos de cantautores. Pero no por eso debemos conformarnos con ver crecer nuestra barriga como si nada, escribiendo grandes poemas acerca del amor mientras sabemos, en el fondo, que si seguimos en este nivel de engordamiento vamos a pillar menos que Papá Nöel en una fiesta de cuero. Siempre me ha parecido algo weird leer a escritores freaks hablar de mujeres rubias y portentosas con las que pasan veladas de delirante placer. Es como una forma erudita del actual nickname para los chats de ligue. Creas tu personajillo para satisfacer sobradamente aquello que, en la vida real, tienes que mendigar.
Así que, ya sería hora de cambiar de plan. Y ponerse las pilas. Antes de caer en el chat de ligue erudito llamado literatura, como bien inventamos la rueda con mucho ímpetu e ilusión hace algunos siglos –bastantes, me parece—, es hora de descubrir bellos productos como la bicicleta elíptica. Venga, a pedalear con ilusión y ganas de resarcir nuestro cuerpo charcutero. Hay que darlo todo, una y otra vez. ¿Aburrido? Para el escritor exigente y constante con su trabajo, la mega bici se convertirá en una sana adicción. Vaya que sí.

¿Queremos más? Pues a por la bicicleta estática, que no es para menos. A tope y al grano, que no está el horno del mercado estético para bollos —nunca mejor dicho—. Un escritor en forma vende más, liga más, incluso escribe mejor. ¿No me creen? Me permito estas licencias porque ya presupongo que si algún escritor está leyendo esto no me va hacer caso, así que nunca podremos demostrar si es realmente cierto o no. La cuestión es que esas bicicletas ahí siguen, bien dispuestas a transportar nuestras piernas a una nueva era de la musculación. Escribir sentados durante cuatro horas ya no será igual de aburrido que notando nuestras piernas firmes a la espera de poder reactivarse otra vez. Proust volverá a ser un escritor con el que podremos medirnos. Incluso podremos participar con dignidad, oh novedad, en la competición de atletismo amateur montada por los bomberos del barrio.

Este post tiene un contenido técnicamente comercial ya que Vanity precisa, para pagarse el gimnasio, ingresos extra provenientes de fuentes ajenas a la venta de sus tan importantes libros y folletos turísticos.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust