Monegros 2008


Un año más, el festival de Monegros ya se vislumbra en el horizonte del panorama musical veraniego. Sol, tierra, música y mucho calor son los componentes de este fenomenal festival sobre lo más puntero de la música electrónica contemporánea.

Fiesta, fiesta y más fiesta en 5 escenarios que emiten ruido y temazos varios a lo largo de las más de 15 horas de la rave monegrina. Será mi tercer festival consecutivo.

Me acercaré a aquello de las 5 de la tarde y me emborracharé hasta las cejas mientras bailo con los altavoces del coche y contribuyo a empeorar el cambio climático con el aire acondicionado a tope. Miraré las matrículas de los coches ( las viejas) para ver de dónde viene la gente y les saludaré invitándoles a cerveza. Ellos me invitarán a drogas varias que rechazaré modestamente.

Entraré en el festival haciendo eses e intentaré ubicarme rodeado por miles de personas igual de perdidas que yo. La noche pasará lentamente y me sentiré rodeado por la mítica tierra de ovnis rodeado de luces estroboscópicas de lo más estrafalario y extravagante que se haya visto jamás.

Saldrá el sol haciéndome sentir como un vampiro, obligándome a cerrar los ojos y a ponerme la gorra. Compraré algo de merchandising tipo camiseta o llavero para tener un souvenir. Saldré del festival hacia el coche para comer galletas y bollos y volveré a entrar para encarar la recta final.

Bailando con agujetas y ya con una resaca anticipada, aguantaré hasta las 11 o 12 de la mañana estoicamente.

Me encanta ir a Monegros, pensaré después cuando esté en la piscina de algún pueblo cercano, con las gafas de sol puestas y la cabeza dándome tumbos.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust