MO NE GR OS

Estamos en la piscina del pueblo jugando a pelota. Es de plástico, con dibujitos de los Lunnies y se la hemos pedido amablemente a unos niños majos que nos miran mientras mandamos la bola a la mierda en repetidas ocasiones.
Hemos pagado 8€ por las 2 entradas a la piscina, pero no hay ni Dios y hace un sol espléndido. Nos bañamos y dejo escapar algunas flatulencias dentro del agua casi limpia. El hedor circula en forma de burbujas a una velocidad trepidante y emerge a la superficie impregnando el aire de mi fragancia personal intracorporal. Llama Zöe y dice que viene con su amigo desde BCN hacia mi casa de campo. Vamos para casa y leo unas páginas de Bukowski. Antes de llegar Jêrome saca una foto preciosa de una farola colgando a punto de romperse, en contraste con una puerta de madera pintada de color granante. Me encantan los pueblos decadentes.
Llegan Zöe y WP y preparan la comida y Jêrome y yo hacemos ver que ayudamos. Comemos arroz y bebemos vino y cerveza y en el aire se respira excitación, expectación. Tenemos energía y ganas de salir de una vez: Monegros. Vamos para Lérida en búsqueda de Vincent y su novia. La música retumba en el Skoda Octavia Combi y nuestros cuerpos empiezan a tener ganas de bailar. Y gritamos dentro del coche, llegamos a la estación de trenes y ellos ya están esperando. Bajamos y fumamos un cigarro con la música alta y las puertas abiertas.

-¡Oye! Subid la música, ¡cualquiera diría que vais a Monegros!.

El volumen nunca está suficientemente algo si vas a Monegros, o eso piensa y dice un tipo con camiseta sin mangas, gafas de aviador falsas y un porro en la boca.

Subimos la música y proseguimos nuestro camino. Pasamos Fraga y nos adentramos en la sequedad y aridez del desierto. Todos los coches que nos adelantan llevan los cristales tintados y el subwoofer a mil.
Y nos acercamos, pasamos indemnes los controles de policía y llegamos al Parking gigantesco, vasto y extenso. Nostros no llevamos drogas, solo las 30 cervezas y una botella de cava. En el coche de WP hay drogas y drogas y algunas drogas blandas. Así que salimos del coche aunque llovizquea y abrimos todas las puertas y subimos la música y PUM PUM, vemos las carpas a lo lejos y bailamos. WP saca un par de raquetas y una pelota y montamos un Wii Sports en versión real y jugamos mientras el alcohol circula por nuestra sangre roja amueblando cada uno de nuestros conductos con muebles de diseño y colores llamativos. ¿Y las drogas duras?, se las apropia WP y luego nostros compramos algunas como Speed y MDMA, cositas básicas. Yo no las compro pero se me informa de que tengo acceso a ellas. No sé si las tomaré o no, por ahora bebo cerveza tras cerveza y soplo con mi alcoholímetro y doy 0.58 con lo que creo que empiezo a estar bien. Llama mi padre y hablo con él y le digo que hemos llegado sin problema y le paso a Zöe y ella le dice que cuidará de mi. No creo que lo haga, tampoco lo necesito, ya soy mayorcito. Vamos, pero como me encantaría que una mujer cuidara de mi. Me siento tremenadamente solo, pero eos ya lo sabéis, no creo que pudiera escribir todo esto si no fuera un colgado existencialista desencantado y engreído.
Se va acercando la hora de entrar pero llueve bastante. Nos encerramos en el coche y fumamos un porro y Zöe quiere entrar dentro. Cierro las puertas y hacemos un submarino. Bebo mi quinta o sexta cerveza, el coche cada vez está más sucio. Y para de llover y seguimos con nuestra rave y conversación absurdas e hiperaceleradas alrededor del coche. Entramos después de hacer una cola más larga de lo previsto. Damos una vuelta por el recinto y creo que caemos en Dave Clarke, ese Dj imperecedero que mete caña. WP se encuentra mal y vomita en medio de la pista. Pienso que por tener 28 años el tío debería controlar un poco más lo que hace. La noche es fresca, el cielo se destapa y algunas estrellas nos saludan tímidamente y piensan, joder que fiestón hijos de puta. Zöe desaparece con WP y nos quedamos los 4 restantes. Vamos a ver a Dj Rush, un negro de 2 metros que pincha condenadamente bien una música que sería buena hace 10 años. Luego nos toca...Miss Kittin & The Hacker, ella canta en directo y The Hacker se limita a poner las melodías. Tienen 2 Macs preciosos que deben valer mucha pasta. ¿Llegamos ya a 2 Many Djs? No sé, eso sería a las 5 y creo que todavía no lo son. Salimos al Parking cuando deberíamos estar con Derrick May. Y tengo el flash de que también hemos estado en Laurent Garnier. En el Parking llega la hora del MDMA, unas chupaditas suaves y mmm! que rico. Y Jêrome habla de meternos Speed. Yo no soy un drogadicto pero quedan muchas horas por delante y siento cierta curiosidad para ver como funciona mi cerebro con estos estimulantes. Funciona de puta madre. Sacamos algunas fotos y mi cd nuevo de Pinker Tones queda hecho polvo (nunca mejor dicho) porque Jêrome prepara ahí las sustancias blancas. Sin darme cuenta se han terminado las 30 cervezas, y somos 6, joder. El suelo del parking tiene piedras y tierra y estamos a 10 minutos de la entrada. Bebo un Red Bull sin saber por qué. Y volvemos a entrar, Richie Hawtin. El Dios del techno minimalista. Bailamos y me quedo solo con Jêrome. Me cambio la gorra con una chica guapa y nos sacamos una foto con las gorras cambiadas. Nos vamos delante del escenario y Richie se ha hecho mayor pero sé que es multimillonario y que tiene mucho estilo. Los efectos del MDMA son suaves, me desprendo del suelo y levito a ritmo de beat. Saco algunas fotos más de la gente y de Richie y nos dirigimos al punto de encuentro con el resto del grupo. WP está hecho ppolvo, el pater familias se retira. Los demás estamos ansiosos. Mi relación con Zöe oscila entre la normalidad, la atracción discreta y el pasotismo descarado, no sé por cual decantarme ya que observo antentamente cual es la actitud que tiene ella conmigo. La verdad es que no lo observo demasiado puesto que estoy ocupado bailando y distribuyendo la droga por todos los rincones de mi cuerpo y de mi cerebro. Lo que está claro es que ella no ha venido con la intención de montárselo conmigo cosa que me jode y a la vez me libera y me quita una historia más de la cabeza. Aunque no me importaría tirarmela. Claro que no. Lleva unos pantalones negros frescos y anchos que no marcan su culo tenso y bien formado. Dice que son de su pijama y pienso para mis adentros que es una farsante y que lo que quiere dar a entender es "me importa una mierda mi forma de vestir, ¿os enteráis, gilipollas?". Con la de tías buenas que exhiben sus mejores prendas yo tengo que ir con una hyppiosa que baila con el pijama, qué mal repartido está el mundo, fuck.
WP desaparece del mapa y nostros nos encontramos en la gigantesca carpa San Miguel bailando al ritmo de 2Manydjs. Pinchan aceleradamente y me cansa su ruidosa y esquizofrénica sesión. Bailo mientras le tiro la caña con bastante gracia (gracias MDMA) a una chica de Lérida que me sigue el juego pero no se enrolla conmigo.
Terminan 2Manydjs y tengo un vacío mental hasta que estamos muy cerca de Ellen Allien y Zöe anda perdida intentando llamar la atención de los chicos pero todos están tan drogados que parecen zombies sacados de Resident Evil (hay también una versión para Wii). Seguimos bailando y Ellen Allien (otra millonaria que está muy buena y que me firmó una vez la camiseta)me manda un besito desde la tarima y me sonrojo y sigo bailando. Sin darme cuenta ha salido el sol. Deben ser las 7 de la mañana. Me pongo las gafas de sol compradas en Roma por 7€ y sigo bailando. Me llama mi ex y viene con su extraña pareja que me cae bien y bailamos juntos pero Valent y su novia y mi ex y su extraña pareja se van a Ben Sims y yo me quedo con chica pijama y Jêrome. Bailo babeando delante de Ellen Allien. Recibo un sms de Pijama que su amigo WP está fatal y vuelven para BCN. Pienso que me da absolutamente igual que se vayan y que WP es un fiera de la fiesta, de la discreción y de más cosas que nunca sabré. Y creo que es el momento de rebelar que significa WP: Water Party, en cristiano, Agua Fiestas. Nos acercamos a aquella hora en la que te sientes un ser sucio, deprabado y desgraciado en medio de la nada bailando con gente tonta y borracha y drogada que grita y salta y hace giros en círculo con sus amigos y saca fotos de mierda con su móvil pagado a plazos. Pero mola, me atrae lo decadente. Deambulamos sin rumbo y bebemos agua y nos encontramos con Valent y su novia. La sonrisa de la novia de Valent es espléndida y cándida y está de buen humor y parece ajena a la mierda que nos rodea. Resident Evil: Monegros Special Edition. Sería de puta madre tener un Bazooka e ir rebentando cabezas aquí y allá. Let's go, ya no queda ningún dj que conozca en el festival así que me da lo mismo a dónde ir. Lo único que tengo claro es que el Speed se ha apoderado de mi y que es muy pronto para pensar en marcharse. Jêrome abusa repetidamente de las drogas, sacando su tarjeta de crédito y esnifando aquí y allá, pero parece feliz y eso es lo que cuenta. Bailamos más. El sol asciende y se situa en una posición que alarga las sombras y deforma nuestros cuerpos fantasiosamente. Techno, la noche está siendo grande y el día que empieza presume un final apoteósico. He escuchado tanta música que mis oídos no diferenciarian entre un cláxon y una harmónica. Hemos entrado unas barritas de chocolate y té frío y nos lo tomamos, las drogas te dan mucha sed. Paseo la lengua por mis labios como un caballo. Vamos al baño (hemos ido muchas veces) y meo al lado de una verja porque lo demás está guarro. Apesta a meado. Hay chicas realmente guapas y que tienen unos pechos fabulosos, grandes y firmes.
Ahora voy a describir uno de los múltiples subidones de la noche, o del día.
"Miras hacia la tarima, ves como el dj mueve los brazos y manos aceleradamente, concentrado, algunas manos entre el público se levantan. Aquella chica que te gusta te sonríe. Silencio, los beats se detienen, los más lanzados ya están saltando, algunos cierran los ojos, otros dan una calada a su cigarro, silencio, el dj levanta la vista, escruta a su público y siente lo entregados que están. Y sabes que llega el momento, que el mundo no será otra vez igual. Tus pupilas dilatadas están deseando dar vueltas y más vueltas rodeado de gente que grita, salta y llora de felicidad. Y ocurre, percibes como los bajos emergen del silencio y rompen el suelo en varios pedazos, tus zapatos desgastados y sucios sufren una vez más, buscas ese abrazo con tu colega que nunca te falla y lo abrazas y le gritas al oído y el salta más que tu. Subidón. Miras al cielo, te quitas las gafas y quedas deslumbrado por tanta belleza, la melodía adorna tu estado de éxtasis y piensas en que todo va bien, en que estás dentro. Y sigues bailando."
Todo tiene un fin, drogados, cansados, felices y mirando tias buenas con cara de depravados abandonamos el festival sobre las 12h del medio día. La próxima estación es mi casa de campo. Comer, piscina y siesta. Y, por suerte, no me hacen ningún control anti-drogas.

Monegros 2008. 12/07/08

Jêrome
Valent y su novia
Zöe y WP
Vanity Dust

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust