Minimalismo y llamada perdida

La cafetera estaba mal cerrada. Algunas gotas descendían por la superficie metálica, evaporándose al entrar en el dominio de las llamas, con un sonido parecido al de apagar un fuego lanzando un cubo de agua, pero mucho menor. Mientras esperaba por el café, Aitor contemplaba, a través de la ventana de la cocina, la lluvia caer. Estaba entreabierta, y leves ráfagas de viento hacían temblar el cristal, casi imperceptiblemente. Puso las manos en los bolsillos del pantalón, y se inclinó hacia delante para mirar el patio interior. El conjunto de hojas caídas, provenientes de todas las macetas, se había agrupado en el desagüe, atascándolo. Un charco, todavía de un tamaño menor, se iba expandiendo a lo largo y ancho de las baldosas del patio. Cuando la temperatura de sus manos se hizo soportable, las sacó de los bolsillos y se dirigió a la nevera para sacar la leche. Un café, para Aitor, tenía que ser con leche y, como mínimo, con un sobre o cucharada de azúcar.
No eligió la taza grande de café con leche, sino más bien la que permitía un cortado. Preparó una bandeja con la taza y el café, el azúcar, la cucharita y la leche y la llevó hasta dejarla en la mesita auxiliar de su habitación, al fondo del pasillo, sin virar a derecha o izquierda. Encendió una luz regulable a media potencia y se estiró en el sofá de su habitación manteniendo la espalda erguida. Localizó con la mirada el mechero plateado encima de la mesa auxiliar, y lo agarró al mismo tiempo que veía el paquete de tabaco en el suelo. Extrajo un cigarro y se lo llevó a los labios, resecos, debido posiblemente al frío que pasó la noche anterior, de regreso a casa, de madrugada. Lo encendió. Levantó el brazo hasta llegar a la estantería de la mini-cadena y la prendió, y el CD puesto anteriormente recuperó la pista perdida y continuó sonando a un volumen parecido al que hacían las gotas al golpear en la persiana de la ventana.

Su móvil sonó, lo tenía en una esquina, con el cargador enchufado. Hizo una calada de su cigarro, lenta y parsimoniosa. Y no se levantó para responder.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust