Los raveros del amor: Es imposible, ¡no puede ser! (y lo petamos muy deep)

Hubo algún amateur en la materia que dijo que cuando sales de fiesta con parejitas estás jodido. Que si besitos, que si 'estoy cansada', que si 'me está mirando dile algo-es-un-cerdo' o 'deja ya de mirarle el culo-salido-a-mí-ya-no-me-miras-asín-'. Ayer, saturday night fever, día de mi humilde, anecdótico pero onfireista debut como dj, tuve la gran suerte de salir con cuatro parejas. No una, sino cuatro. Las reglas de las relaciones humanas son imprevisibles. Si la supuesta regla dice que salir de partyharder con una pareja es coñazo, multiplicadlo por cuatro, ¿no?. Pues no. Paradójicamente, ayer parecía que, a más parejas y expansión del amor monógamo, más mandanga, cubatas volando y abrazos con columnas, mobiliario urbano había. Y a ello hay que sumar sendas tertulias en petit comité en el baño, y comentarios incomprensibles con cortinas, luces estroboscópicas y botellas de Jäger. Pero lo mejor fue, sin duda, cuando la sala abrió y yo arranqué el set con mi iPad blanco y unos botones que hacen cosas. 

Salvo que den algo gratis, el código social en este país es que está prohibido llegar a un club antes de las 2. Ya puedes poner al Papa haciendo breakdance o a Skrillex limpiando el suelo con sus rastas, no hay manera. Y cuanto menos conocido es el local, el número de 'osados' que entran antes de las 2 se reduce todavía más. Está claro que los mejor vistos son los que se arriesgan a entrar sobre las 3 y media pasadas, para bailar 2 horas y que salga casi por el precio de una clase particular de baile. Así que, comenzando a la 1 de la madrugada, os podéis imaginar esto:

Y eso sería lo normal, salvo que lleguen las parejitas.

(Por la postura que tiene, mirando al suelo con una gorra negra que le tapa la cara y de cara al público onfireista, parece que Vanity es el de la sudadera clara con rayas. rayas. oh, sí, rayas. Entonces es él, seguro).

Como de mútuo acuerdo, como al que le hacen una fiesta sorpresa y le pillan los del curro haciéndose un pajote en el baño, apenas estaba tocando un par de botones que los raveros del amor (dios, hacía tiempo que no se me ocurría un mote con tanto poder, se nota que voy mal dormido) irrumpieron en la sala y se agolparon a decirme cosas, especialmente preguntas como '¿Es aquí lo de las señoritas?', pasando por '¿sabes dónde está el dealer?' o '¿me pones dos chupitos y tu número, rubia?' y llegando hasta '¿dónde pones los vinilos si pinchas con un iPad?'.

Terminé de pinchar pasadas las dos, y luego seguimos ahí hasta que de golpe todo se hizo claro y habían abierto las luces. Más peña, arañazos y techazo #toloco.

Los raveros del amor soportaron estoicamente varios errores míos delicados, muy del rollo first time amateur glorydj, ni tan siquiera me pidieron explicaciones luego, ya en el after. Y, luego, el after del after. Y, ahora, un poco todo a la vez.

Este post, en efecto, no es una suculenta crónica hablando de los pormenores de nuestros viajes en masa por el metro —como el de las 11 de la mañana, ese creo que ha sido el mejor de todos—, los debates en el baño —te juro, tía, que he sido así desde siempre— y las movidas en el after —a las 12 hemos celebrado en el segundo after-casa un b2b de breakdance con discutido resultado, bajo la atenta mirada de un elegante perro dálmata—. No. Este post es una especie de infinito agradecimiento a esa peñika. Zoy loh mejoreh.

Contrariamente a los rumores que circulan por internet, hay alguna gente del gremio techno-amoroso que se las gasta muy fino. Insaciables, todos. Siempre será bienvenido todo ser onfireista, con o sin pareja, que goce de la buena fiesta por Barcelona y alrededores —de vez en cuando un poco más lejos.

Y, mientras Skrillex hace nada más y nada menos que cuatro conciertillos en una misma ciudad (¿será suficiente?), hay peña por estos precarios lares que sigue dándolo todo mes tras mes, Detroit Spirit, y que ha tenido la delirante idea de invitarme. Se lo agradezco, muy fuerte, y larga vida al club.

Y, aunque ella no ha estado presente físicamente, sé que estará leyendo esto y pensando, será cabrón, desde que me lo he agenciado alegando que es un tipo sensible ahora las parejas molan. Más le vale. Es imposible, no puede ser. 

(Pronto espero tener el set decente para subirlo a MixCloud).

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust