Las camareras evitan el suicidio del perdedor

Cuando entro en un bar mi vista suele estar de antemano borrosa. No suelo quitarme las gafas de sol salvo cuando se trata de mirar el escote de las camareras. Cuando veo unos pechos razonablemente grandes y firmes, hago lo siguiente:

-Nena, espera un momento-ellas suelen detenerse esperando un pedido de cuatro gintonics, pero no es así. En vez de ello perforo con la mirada sus tetas, nada más. Y entonces:
-Gracias por tu tiempo, sólo quería mirarte las tetas.- Saco un billete de 50€ de mi cartera de piel argentina y se lo pongo en el canalillo.-Ya puedes seguir trabajando.

Las mujeres, especialmente las camareras, suelen sentirse putas de vez en cuando. Esta gran conclusión se fundamenta en que después de mi intervención tetil, muchas me dan un papel con su número de teléfono escrito. A veces las llamo, otras veces no. Aunque la mayoría de veces follar me sale gratis, no quiero perder la costumbre de pagar a scorts para pasar un fin de semana hablando de la selección de cricket de Pakistán, releyendo a Bukowski en hebreo y tomando sake con gas de importación.
Anécdota:
En un chat de ligue barato, que uso regularmente para sodomizar a barely legals, encontré un tipo que tenía como nick Bukowsky. Sí, con Y final. Sobra decir que descansa en paz en el océano índico, rodeado de medusas succionadoras de almas necias.

Regreso al tema principal del post:
Las camareras mantienen el índice de suicidios estable. Cada día un alto porcentaje de parados en vías de autodestrucción elucubran sobre quitarse la vida. Y es al llegar al bar y ver la joven peruana sin estudios sirviendo cervezas de medio litro cuando todo recobra el sentido. Se sacuden la caspa y esconden la barriga para luego fingir interés por la actualidad y piden el periódico. Gracias a las camareras viven unas horas más. Las camareras suelen ejercer de confesoras y reciben propuestas varias y, cuando van mal de pasta aceptan algunas, aunque suelen rehuir la penetración rectal.

En uno de mis momentos filantrópicos, he creado un grupo en Fuckbook llamado "yo tampoco quiero que las camareras reciban por detrás".

Fuente imagen: 3.bp.blogspot.com

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust