Las calabazas te pueden salvar la noche

Se acerca el fin de semana. Tienes que conseguir no acabar completamente desquiciado, tal y como ocurrió en el anterior. Me invitan a una fiesta de Halloween que pinta bien, pero eso implica alcohol e ir a dormir, como mínimo, a las 5 de la mañana. No te engañes Vanity, no eres capaz de decir a las 2 de la noche "chicos, me voy a casa, gracias por todo". Nunca has sabido decir eso y hasta que no seas padre no serás capaz de hacerlo. Tener un hijo con Paris Hilton queda, por ahora, lejos de mi alcance, con lo que pasarán algunos años hasta que no tenga uno. En teoría, esta noche pinchaba en una fiesta con el Macbook y el programa Live, pero finalmente se ha retrasado dos semanas, así que el plan A ha fallado. Me hubiera gustado preparar la sesión y gozar de un par de horas de atención. Obligar a la gente a callarse de lo alto que está el volumen de los altavoces y saludar a la policía con una lata de cerveza en la mano cuando llegan para desalojar el piso. Porque siempre está la típica vieja tocapelotas que llama a la policía porque cree que hay yonkis y demás en su escalera, pero luego la cerda pone la televisión con Operación Triunfo edición 353728637289 a todo volumen para escuchar a un sucedáneo de artista, ex carpintero y teñido de rubio, despampanarse ante una cámara y haciendo el playback de su vida.
Luego, otro tipo que puede llamar a la policía para joderte la fiesta, es un gordo que quiere adelgazar 60 kilos. Es tan vago que no baja las escaleras para avisar primero y usa el móvil-no se quiere levantar del sofá- para llamar a la pasma. En los dos casos, fin de la fiesta.

Últimamente los monólogos facilones me ayudan a salir del paso, ya sabéis.

Feliz Halloween. Recordad, si estáis en una fiesta y el baño está ocupado desde hace horas, las calabazas vacías pueden resultar de gran ayuda, permitiendo un gran alivio intestinal.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust