La objetividad del narrador en el punto de mira

Parquet nuevo, buhardilla habilitada para crear, dormir, beber. ¿pensar?. Buhardilla para desconectar, oler a mierda de cerdo de la granja de atrás. Para estar solo, acompañado. Liberado, pero preso de los atascos que sufren las obras que pretendes desarrollar. Ales&re lee detenidamente y en más de una hora mi boceto, el inicio de un periplo literario que me ha llevado horas en cafés de todo el barrio de Gracia. Cigarros y café con leche, música en los auriculares.

- A ver, creo que debes diferenciar y acentuar la distancia entre el protagonista y el narrador en tercera persona. ¡Se funden, no puedes distinguirlos!
- …
- Si cambiaras la tercera persona por una primera, a modo de diario, sería mucho más real, la objetividad del narrador es clave, no puedes caer en la pedantería en la que el narrador pretende convencerte de que tal cosa es buena o mala. Una cosa es lo que piensa el protagonista, la otra es que el narrador intente “objetivamente” contarte “subjetivamente” que eso o lo otro es así por narices, y que si no estás de acuerdo eres un gilipollas.
- …
- Tu escrito tiene puntos fuertes, las descripciones, las escena de sexo. Aunque hay una decena de personajes que no pintan nada, son superfluos, pasan por la vida del protagonista con nombre y apellido para desaparecer después sin ningún tipo de repercusión posterior.
- …
- Dale, son sugerencias, consejos subjetivos como lector externo, creo que tiene gancho, hay cosas, pero no podía pasar por alto decirte mi opinión sincera.
- Claro…gracias, miraré que puedo hacer, creo que tienes razón.

Gracias Ales&re.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust