La Señora del Hotel con cara de chucrut. TIME WARP ARRIVAL 02

Los alemanes, algunos de ellos, tienen cara de chucrut. Y es la cara que tiene la señora del Hotel cuando Room (así le llamaremos a mi amigo organizador), le plantea lo siguiente:
-Hola señora del hotel. Verá, tenemos una reserva.
-Das Gut (a partir de ahora traduciré fonéticamente cómo hablan los alemanes con cara de chucrut). ¿Para cuantas personas Mein Techno Kampf?
-Somos 4. Pero, en realidad, lo que queremos es dejar 20 maletas de 20 personas. Todos muy sanos. La mayoría chicos, con dos chicas de buen ver, pero que tienen novio. Las maletas son pequeñas, algunas fabricadas en China, ya sabe, lo normal.
-¡Muschi!
-No diga tacos, señora con cara de chucrut.
-Es que no puede ser, no puedo alojar a tanta gente. ¡Seguro que van a montar una fiesta!
-No señora. Queremos montar un encuentro Internacional de comedores de chucrut en su habitación.
-Ni hablar. No talking this anymore today.
Entra en juego otro amigo, llamado Johan Sebastian.
-Señora, no entiende nada. Queremos comer chucrut. Que tengamos cinco gramos de Speed no significa nada, es casualidad. Y, bueno, un poco de coca, pastillas.
-¿Han venido para el Time Warp?
-No, venimos a un encuentro de Esperanto. Yo también sé cantar. Desde pequeño. De hecho, cuando follo silbo y todo.
-Kartofen, frankfurt, Rüben, Karotte. Esto es inadmisible.
-Veo que no tuvieron suficiente con la caída del muro. ¿Quiere más problemas? ¿Quiere que se le caiga la cara de chucrut?
-Nosotros pagamos al contado, cash. Mire 100€. No somos gitanos, lady chucrut.
Finalmente subimos a la habitación, en grupos de 4. En el rellano del primer piso, Boy 2000 se fuma un canuto y decide desmayarse para vivir experiencias extremas. Se levanta al cabo de 20 minutos, solo, porque nadie le hace caso (lo intenta 3 veces al día, su reclamo de atención ya no surge efecto).
Dos inglesas salen de la ducha. Y tal como salen practican un deeptrhoat inevitable.
Y ahora hablemos de caca.
Johan Sebastian tiene algo en el ano. Lo lleva desde las 7 de la mañana. Y, aunque parezca raro, se lo ha puesto él mismo. A mano. No es que tenga un problema con el placer rectal. La cuestión es que volar con drogas a la vista no suele funcionar. Ano is the answer. Su cara se ha ido constriñendo con el paso de las horas. Ahora tiene cara de chucrut. ¿Será que todos los alemanes tienen algo en el ano?
Se va al baño, renqueando, como un héroe herido en combate, con vistas a liberar esta terrible opresión del paquetito blanco. Problema: el baño es compartido. Segundo problema: el paquete ya no es blanco. Es como una chucrut caducada.
Johan Sebastian regresa con cara de felicidad y con un hedor que le persigue.
-¿Dónde has estado J.S? ¿En Fukushima?
-Estaba inspeccionando mi recto. Ha sido complicado. Pero he logrado extirpar mi pequeño alijo.
-¿Te has lavado las manos?
-5 veces.
-Joder. Seguro que es la primera vez que lo haces en tu vida. Prefiero que huelas a diesel.
-Tienes razón. Voy a buscar un Volkswagen y a meter las manos dentro del depósito. Pero primero me haré una raya.
-De acuerdo, pero háztela en la espalda de la inglesa, que parece que está dormida y soñando con fish and chips. ¿Tienen los ingleses cara de fish and chips?
Al caer la noche, cerca de las 20h, nos levantamos de una siesta injustificada. Enciendo el iPod. Suena Richie Hawtin. Nadie se levanta. Leo un libro. Escribo un par de versos, y duermo 20 minutos más.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust