La comunidad de Ciao, comentar y....¿ganar dinero?

ciao_logo_300dpi.jpg


Ciao es una de las grandes comunidades on-line basada en la "libre" opinión de los consumidores acerca de miles y miles de productos y derivados. El portal se presenta como una herramienta de gran utilidad para los compradores, ya que pueden encontrar los productos que desean comentados por otros usuarios que los han usado de primera mano. Pastas de dientes, televisiones, mp3, coches....Todo cabe dentro de la gran comunidad de Ciao.

Desde Ciao se nos anima a unirnos al grupo y a registrarnos para comentar los productos para...¡ganar dinero!. ¿No es el sueño de cualquier "consumista consumado" escribir sobre lo que cobra y que le paguen por ello?. Y...no ¡sólo eso! se pueden contestar algunas encuestas para incrementar los ingresos.
Lo que se presenta como una "inocente" herramienta para el consumidor, "La gran comunidad de Ciao", esconde uno de los laboratorios de marketing más poderosos e influyentes de la red. Hay que decir que la empresa no oculta del todo sus fines, que vienen a ser ceder todo tipo de opiniones a la vista de otras empresas para que puedan comprobar por ellas mismas lo que opinan de sus productos, anuncios de tv, promociones, precios...etc. 
Ciao no es propiamente un timo, es sencillamente un anzuelo para gente que no sabe/quiere escribir otro tipo de cosa que no sea lo que compra, cosa que me parece bastante limitada. Obviamente, lo que se percibe a nivel económico como participante-escritor no deja de ser ínfimo comparado con el tiempo que se dedica a escribir opiniones de compresas, calcetines, supermercados y la marca de la tele del vecino. Lo que te pagan por ello es, en definitiva, miseria y compañía. Para ganar algo cada mes, hay que escribir unas 10 opiniones diarias, o más. Es condición para cobrar que los usuarios voten la calidad de tu texto y la "utilidad" que les ha reportado a la hora de decidir su futura compra.
Ciao no es más que un derroche de talento de gente que podría estar...¿escribiendo un blog? en vez de contar el número de megapíxeles que tiene su nueva cámara digital. Cientos de empresas deambulan por Ciao enviando encuestas y repasando críticas para mejorar y perfeccionar sus productos para futuras campañas, usando lo que los miembros de la comunidad opinan fervorosamente día a día.
En definitiva, y a título personal, Ciao me parece un grupo de conejos de indias encantados de serlo que son alimentados con los restos de la gran comilona de un pastel del que no prueban ni las migas. De hecho, no me parece mal que miles de personas se dediquen a marujear con sus compras y dejen los blogs para los que, como yo, preferimos escribir  y leer los trabajos de otros bloggers que las compras de tu amigo el último fin de semana.
Vanity fue miembro de Ciao a los 17 años y ganó la friolera de 3€ con más de 40 opiniones publicadas. Después del estrepitoso fracaso, se hizo comunista y abrió un blog para cambiar el mundo. Al no conseguirlo, se tiró a la droga y a la bebida y empezó a leer a Bukowski. Después de ello siguió con Easton Ellis y, fuertemente influenciado por él, se cortó la barba de 2 años y se apuntó a un gimnasio, compró algo de ropa y unas gafas de pasta y abrió Vanity Dust, con el que por fin está ascendiendo al limbo de la popularidad.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust