La chica con la lívido extraviada. Momentos lúdicos en el Museo de Arte

macba.jpg

-Esta chica tiene la lívido un poco dispersa-le comento al niño brasileño en prácticas que me lía los cigarros-. Supongo que alcanzó su cenit sexual a los 18-1 y ahora intenta buscar, vía prácticas heterodoxas como el tantra anal y la vaginalidad ecuestre, un nuevo estado de placer carnal más elevado en la pirámide de Maslow.
-Todo el mundo quiere ser feliz, pequeño niño brasileño que me lías los cigarros. El problema es que la mayoría ven en la felicidad un ente abstracto de forma bizarra, que les aplasta tan sólo dar el primer paso hacia la susodicha dicha (bis). Por eso leen libros como Piensa, es gratis, o Cómo aplicar la estrategia del ajedrez a tus problemas conyugales. No lo hacen con mala fe, sencillamente carecen de otros medios como las drogas o un pene de 23cm que les permitan llegar a la susodicha dicha (bis) por la tangente. Como es mi caso, ya sabes, pequeño niño brasileño que me lías los cigarros.

Volvamos a la pobre chica con la lívido un poco dispersa. Ahí al tienes, en la cafetería del Museo de Arte Contemporáneo, mirando perdidamente por la ventana y haciendo dibujos en la Paper Blank. Son círculos concéntricos, creo que esta chica también tiene la imaginación un poco dispersa. Pequeño niño brasileño que me lias los cigarros, ¿crees que debería acercarme a ella para focalizar su lívido extraviada?.

-Eu queiro jougar au futibaol.
-Joder, pequeño niño brasileño que me lías los cigarros, cualquiera diría que estás hablando un portugués que te estás inventando.
- Eu queiro jougar au futibaol.
-Bien, entonces líame un cigarro mientras voy a por la mujer con la lívido un poco dispersa.

Me acerco a la cafetería dando golpes secos con mi bastón dorado importado de Etiopía. Me dirijo a la chica en un tono cordial excesivamente barroco, se trata de hacerle notar que mi capacidad verbal está a años luz de cualquier estrategia de cómo reducir los problemas conyugales con el ajedrez.

-Jovencita, tu mirada muestra una luz halógena, lejos de la diáfana iluminación natural de nuestro astro predilecto. Me pregunto si los círculos concéntricos que dibujas en tu Paper Blank no son una ejemplificación de tu estado de ánimo, perdido en una cadena de errores que se repite y te llevan de nuevo al mismo punto de partida. Me gusta tu sujetador negro, adoro el negro y los sujetadores semi transparentes.
-Hola, eres Vanity, creo que te conozco, el otro día estaba viendo un corto en Youtube llamado "Estética de la soledad" y vi tu mano, ¿eres tu, verdad?
-Ni idea, pero me gusta tu sujetador negro, adoro los sujetadores semi transparentes.
-Gracias, dibujo círculos concéntricos porque adoro el equilibrio 2picuadrado.
-Soy escritor, no matemático. Y se te están poniendo duros los pezones.
-Es por el frío del aire acondicionado de la cafetería.
-No mientas, es porque te estoy tocando las berzas. Es una 95, ¿cierto?
-Es una 100, pero llevo reductor, así que técnicamente has acertado.
Es momento para sacar el as en la manga.
-¿Prefieres hacerlo encima de una partitura de John Cage con el segurata de la sala mirando o en el baño al lado de una reproducción de Matisse?
-En tu coche, ¿te has cambiado el TT?
-¿Como sabes que tengo un TT?-finjo cara de sorpresa, el otro día salió en portada en no sé que mierda de revista. 13000€ por la exlcusiva "El nuevo deportivo de Vanity".
-Está bien, pero en todo caso lo pondremos descapotable y me la chuparás delante de la tienda Chanel de Paseo de Gracia.
-Ya estamos tardando.
-Cierto. Se me olvidaba, me alegra haber focalizado de nuevo tu lívido extraviada. Ya sabes, soy buen tipo, a veces. ¿Puedo forzar una frase sobre valorada?
-No esperaba menos.

-Me has conocido en un momento lúdico de mi vida.

fuente imagen: armandorampas wordpress

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust